Schumer hará que los senadores voten la legislación sobre armas tras la masacre de Uvalde

·3  min de lectura

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, dejó claro el miércoles que obligaría a los miembros del Partido Republicano del Senado a votar sobre la legislación de armas inmediatamente después de la masacre de Uvalde, después de haber indicado lo contrario en un principio.

Schumer hizo una primera declaración a los periodistas el miércoles por la mañana en la que indicaba que no veía ninguna esperanza de llegar a un compromiso sobre el tema con los republicanos, incluso después de que el martes murieran casi dos docenas de personas en una escuela primaria de Texas.

“Los estadounidenses pueden emitir su voto en noviembre”, declaró a los periodistas cuando se le preguntó cuál sería la respuesta a la masacre mortal en Uvalde, Texas.

Los demócratas “seguiremos persiguiendo este asunto por nuestra cuenta” con la suposición de que los republicanos no quieren ayudar a abordar el horror, añadió.

Esto provocó la condena de los críticos en Twitter, que señalaron que el Senado había votado sobre la codificación de Roe vs. Wade apenas unos días antes.

Pero en un discurso en el hemiciclo, horas más tarde, dio marcha atrás, declarando que presentaría enmiendas a la legislación de seguridad nacional existente para que los senadores quedasen en evidencia.

Los estadounidenses están “cansados de las buenas palabras que ofrecen pensamientos y oraciones”, insistió Schumer. “Vamos a votar la legislación sobre armas”.

Hace tiempo que el Senado es el lugar donde la legislación sobre armas acaba fracasando. Los demócratas no han conseguido aprobar en el Congreso una ley significativa destinada a restringir la disponibilidad generalizada de armas en EE.UU. en décadas, ni siquiera durante un breve periodo en el que el partido disfrutó de una mayoría a prueba de filibusterismo bajo el gobierno de Obama.

Ahora el partido confía en temas como la violencia armada y el aborto para llevar a los votantes a las urnas en noviembre, cuando los demócratas defenderán su mayoría 50-50 (con el voto de desempate del vicepresidente) y tratarán de ampliarla.

Pero el partido se enfrenta a una ardua batalla para mantener las mayorías en ambas cámaras, dadas las realidades de la política de las elecciones de mitad de período, así como la falta de progreso en las prioridades demócratas. El fracaso del punto clave de la agenda legislativa del presidente, la ley Build Back Better, fue el resultado de una rebelión de dos demócratas centristas que muchos dicen ahora que han dilapidado las posibilidades de la administración Biden de ayudar al partido a proteger a sus propios miembros.

La reacción contra la facción centrista del partido ya ha llevado a un puñado de miembros de derechas a perder las elecciones primarias en medio de la redistribución de distritos que siguió al censo de 2020.

Los centristas, como Joe Manchin en el Senado, siguen enfrentándose a duras preguntas sobre si seguirán obstaculizando los esfuerzos de su propio partido y si hay alguna esperanza de que el gobierno federal tome medidas significativas en algún tema (además de la guerra en Ucrania) antes de que los votantes vuelvan a las urnas a finales de este año.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.