Scarlett Johansson arremete contra James Franco por sumarse al movimiento Time's Up

Scarlett Johansson

La aparición de James Franco en la ceremonia de entrega de los Globos de Oro luciendo un pin en apoyo a la iniciativa Time's Up, que ofrece apoyo y asesoramiento legal a las víctimas de acoso y abusos sexuales, levantó ampollas en las redes sociales, donde -en respuesta- varias mujeres compartieron sus experiencias acerca del comportamiento inadecuado que el actor habría desplegado en su presencia.

Ahora Scarlett Johansson se ha sumado a las críticas contra el artista, y lo ha hecho en el escenario más público posible, para tildarle de hipócrita por sumarse a un movimiento cuyos principios supuestamente no respeta en su vida personal.

"¿Cómo puede alguien apoyar públicamente una organización que ofrece apoyo a las víctimas de agresiones sexuales mientras, en privado, se aprovecha de personas en una posición de cero poder?", se preguntaba la actriz durante el discurso que pronunció este sábado en la Marcha por las Mujeres de Los Ángeles, para concluir su ataque contra el también cineasta añadiendo: "Por cierto, quiero que me devuelvas ese pin".

Por si a alguien le había quedado alguna duda, el representante de Scarlett confirmó al periódico Los Angeles Times posteriormente que sus declaraciones iban dirigidas a James Franco.

En esa misma línea se pronunciaba ya Sarah Tither-Kaplan, una antigua alumna de la escuela de improvisación e interpretación de la que él era director y que cerró sin previo aviso en octubre del año pasado. Tanto ella como otras cuatro estudiantes aseguraron vía Twitter y en declaraciones a diversos medios que en el centro existía una cultura de abuso de poder y una sensación de que cualquier actriz poco conocida podía ser remplazada en un abrir y cerrar de ojos de los proyectos que le ofrecían si rechazaba los avances de la estrella de cine.

Por su parte, James respondió a las acusaciones realizadas contra su persona en cuestión de días tras los Globos de Oro alegando que respetaba el derecho de las víctimas a compartir sus historias, pero distanciándose de cualquier reproche realizado contra su persona, entre los que se incluían los de una antigua compañera de reparto, la actriz Ally Sheedy, con quien trabajó en 2014 en la obra 'The Long Shrift'.

"Las cosas que he oído que estaban surgiendo en Twitter... no son precisas, pero apoyo que la gente dé un paso al frente y pueda contar con un altavoz, porque yo mismo no tuve voz durante mucho tiempo. Así que no quiero acallarlos, de ninguna manera. Creo que es algo bueno y lo apoyo", comenzaba el actor, antes de pasar a mencionar expresamente las críticas recibidas por parte de Sheedy. "No tengo ni idea de lo que le hice a Ally Sheedy... La dirigí en una obra off-broadway. Yo me lo pasé muy bien durante nuestro tiempo juntos y siento un respeto total hacia ella. Desde entonces ha borrado esos tuits, así que no puedo hablar por ella", matizó, antes de prometer que trataría de enmendar sus errores si se demostraba que había cometido alguno.