SC pide explicaciones a Isabel Marant por uso de diseños purépechas

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 4 (EL UNIVERSAL).- La secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, envió una carta a la diseñadora francesa Isabel Marant, para solicitar una explicación sobre el uso de elementos culturales de pueblos originarios de México que aparecen en los diseños de su colección Etoile Otoño-Invierno 2020-21.

"Solicito que explique públicamente con qué fundamentos privatiza una propiedad colectiva, haciendo uso de elementos culturales cuyo origen está plenamente documentado, y cómo su utilización retribuye beneficios a las comunidades creadoras. Se trata de un principio de consideración ética que, local y globalmente, nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa de la discusión pública un tema impostergable: proteger los derechos de los que históricamente se han invisibilizado", afirma el documento que se envió a la diseñadora.

La carta de la funcionaria se suma a las acusaciones de plagio en contra de Marant, que el pasado 28 de agosto realizaron diversos senadores en conferencia de prensa. La senadora Susana Harp dijo que es la segunda vez que la diseñadora plagia diseños mexicanos, la primera ocasión fue en 2015, cuando utilizó modelos de las blusas típicas de Tlahuitoltepec, Oaxaca.

Entonces, la senadora morenista reconoció que aún no hay un marco normativo para que se pueda hacer un reclamo a nivel internacional, por lo que se pidió el apoyo de Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, para que se haga un convenio entre México y Francia, "ya que Francia es el país que más nos ha plagiado".

Ahora, a los cuestionamientos se suma la secretaria de Cultura, quien en la misiva señala que en dicha colección se utilizan elementos de la cultura e identidad de las comunidades purépechas de Michoacán, y otras, como San Miguel Chiconcuac y Gualupita en el Estado de México; San Bernardino Contla en Tlaxcala; la ciudad de San Luis Potosí, y Teotitlán del Valle en Oaxaca, entre otras.

Enuncia por ejemplo la capa "gabin", en la que se imita la geometría y proporciones de los sarapes y jorongos mexicanos, explicando cuáles son los elementos omnipresentes en los diseños tradicionales y que se utilizan en esta pieza.

"En la colección Etoile Otoño-Invierno 2020-21 aparecen diseños pertenecientes a la cultura purépecha de Michoacán. Algunos símbolos que usted tomó tienen un profundo significado para esta cultura, cuyo idioma no tiene ningún parentesco lingüístico con ninguna otra lengua del mundo. Esta simbología es muy antigua y se ha conservado gracias a la memoria de los artesanos", explica la encargada de la política cultural mexicana.

Frausto añade que se trata "de un principio de consideración ética que, local y globalmente, nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa de la discusión pública un tema impostergable: proteger los derechos de los que históricamente se han invisibilizado".

"Desde la Secretaría de Cultura de México la invitamos a desarrollar un trabajo respetuoso con las comunidades indígenas dentro de un marco ético que no socave la identidad y la economía de los pueblos y apegado siempre a un comercio justo que coloque en un plano de igualdad a los creadores indígenas, empresarios y diseñadores", finaliza la secretaria en la misiva.

Además, a través de un comunicado, la dependencia informó que la Secretaría de Cultura, a través de la subsecretaria de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, Natalia Toledo Paz, se trasladó a Santa Clara del Cobre para dialogar con artesanos de algunas de las comunidades purépechas de Michoacán respecto a esta situación.

En diversas ocasiones los bordados y tradiciones de los pueblos originarios de México han servido de inspiración para que empresas hagan uso del folclor para decorar sus productos con un fin meramente económico sin beneficiar a las comunidades, motivo por el que son señaladas de plagio, robo de iconografía y apropiación cultural.

Uno de los casos más recientes que se ha dado a conocer en la industria de la moda estuvo protagonizado por Carolina Herrera, pues en su colección Resort 2020, a cargo de Wes Gordon, se hizo referencia a diversos pueblos originarios de México.

En ese entonces, la Secretaría de Cultura también envió una carta en la que exigió una explicación al uso de estos elementos por parte de la marca.