Salmón con chícharos japoneses una receta rápida y para todos los gustos

Melissa Clark
·4  min de lectura
Salmón con especias, chícharo japonés y cebolla morada. (Beatrix Da Costa/The New York Times)
Salmón con especias, chícharo japonés y cebolla morada. (Beatrix Da Costa/The New York Times)

De todas las maneras de cocinar los chícharos japoneses, asarlos a fuego alto nunca fue parte de mis primeras opciones.

Para mí, el deleite de los chícharos japoneses siempre radicó en que son crujientes, en ese estallido jugoso al morderlos, y eso es exactamente lo que unos instantes en el horno caliente eliminarían.

Además, como su temporada es demasiado breve en el noreste de Estados Unidos, apenas tenía tiempo para comerlos crudos o escaldados rápidamente antes de que se terminaran. Asarlos no era una prioridad.

No obstante, al final tuve que hacer la prueba. Al fin y al cabo, he disfrutado asando casi todas las verduras que existen. (Incluso las que parecen menos susceptibles de asar, como el rábano y la lechuga, tienen su encanto). Así que metí una olla con chícharos japoneses al horno para ver qué pasaba.

El resultado no fue agradable a la vista. Los chícharos japoneses se marchitaron, se arrugaron y se secaron, su color verde brillante se volvió un caqui oscuro.

Pero el sabor era divino: un aroma sabroso y concentrado con deliciosas notas caramelizadas. El tostado puede silenciar su crujido, pero aumenta su dulzura, y esta es abundante.

Si los acompañas con filetes de salmón con especias y cebolla morada, los chícharos japoneses asados forman la base de una comida rápida de un solo sartén. Los chícharos japoneses y el salmón son una combinación clásica, pero el sabor casi acaramelado de los chícharos japoneses junto con la mezcla de especias terrosas del pescado hace que el plato tenga un sabor diferente, más profundo, aromático y complejo.

Aunque podrías utilizar casi cualquier mezcla de especias, a mí me gustan las que tienen notas cálidas y terrosas, como el baharat y el garam masala. Combinado con un poco de ajo rallado, unté la mezcla de especias en el salmón antes de dorar el pescado brevemente, lo cual deja unos jugos fragantes y apetitosos en el sartén. Esos jugos sazonaron los chícharos japoneses y las cebollas, y los impregnaron de su sabor mientras se ablandaban.

Como el salmón se cocina muy rápido, tendrás que estar pendiente. Para que el pescado esté todavía poco cocido en el centro, busca una temperatura de 43 a 48 grados Celsius en el centro del filete. O bien, pínchalo con un palillo o un cuchillo para pelar; debe deslizarse con facilidad, pero no deshacerse todavía.

Lo único que necesitarás para completar esta comida de un solo sartén es una hogaza de pan crujiente. No solo absorberá todo ese jugo en el fondo del sartén, sino que incluso puede proporcionar el crujido que falta.

Los filetes de salmón se cubren con una mezcla de ajo y especias antes de dorar. (Beatrix Da Costa/The New York Times)
Los filetes de salmón se cubren con una mezcla de ajo y especias antes de dorar. (Beatrix Da Costa/The New York Times)

Salmón especiado con chícharo japonés y cebolla morada

Rinde: de 4 a 6 porciones

Tiempo total: 30 minutos

Ingredientes

  • 4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

  • 2 dientes de ajo, finamente rallados o picados

  • 1 cucharadita de mezcla de especias baharat, o puedes usar otra mezcla de especias cálida y terrosa, como el garam masala

  • 4 filetes de salmón (de 170 a 220 gramos)

  • Sal kosher y pimienta negra

  • 2 cebollas moradas medianas

  • Medio kilo de ejotes (4 tazas)

  • Rodajas de limón amarillo

  • 1/2 taza de hojas de cilantro o menta frescos picados con los tallos tiernos

Preparación

  1. Calienta el horno a 200 grados Celsius. En un tazón pequeño, mezcla 1 cucharada de aceite, el ajo y el baharat. Sazona el salmón por completo con sal y pimienta negra. Frota la mezcla de especias por todo el salmón. Resérvalo mientras cortas las cebollas y los chícharos japoneses.

  2. Corta las cebollas longitudinalmente por la mitad, luego pélalas y córtalas en medias lunas de 1/2 centímetro de grosor. Corta los extremos de los chícharos japoneses y luego córtalos por la mitad en sentido transversal.

  3. En un sartén grande, de preferencia antiadherente, calienta 2 cucharadas de aceite a fuego alto. Agrega el pescado, con la piel hacia abajo, en caso de tenerla, y cuécelo hasta que se dore, de 3 a 4 minutos. Pasa el salmón a un plato, con el lado dorado hacia arriba. (No dores el otro lado; el salmón terminará de cocerse en el horno).

  4. Baja la flama a fuego a medio y añade la cucharada de aceite restante al sartén. Agrega las cebollas y cuécelas hasta que estén ligeramente doradas, unos 3 minutos. Añade los chícharos japoneses, una pizca de sal y pimienta, y revuelve todo para que se impregne con los jugos del sartén. Cuece hasta que los chícharos japoneses se ablanden y se doren ligeramente, de 5 a 7 minutos. Coloca el salmón sobre los chícharos japoneses, con el lado dorado hacia arriba, y mete el sartén al horno. Asa hasta que el pescado esté bien cocido, de 5 a 8 minutos más.

  5. Exprime un poco de jugo de limón amarillo sobre el salmón y sirve el pescado en los platos. Mezcla las hierbas con los chícharos japoneses y las cebollas. Prueba y agrega más sal y jugo de limón al gusto. Sirve el salmón con los gajos de limón amarillo a un lado.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Alimentos básicos que facilitan el seguimiento de una dieta mediterránea