Sargento: Agentes podían haber dejado de someter a Floyd

STEVE KARNOWSKI, AMY FORLITI y TAMMY WEBBER
·2  min de lectura
En esta imagen tomada de un video, David Pleoger, sargento retirado de la policía de Minneapolis, revisa un documento al dar su testimonio el jueves 1 de abril de 2021 en el juicio del exagente Derek Chauvin, en una corte del condado Hennepin, en Mineapolis, Minnesota. (Televisión de la Corte vía AP, foto compartida)

MINNEAPOLIS, Minnesota, EE.UU. (AP) — Un sargento supervisor de la policía de Minneapolis que estaba de servicio la noche en que murió George Floyd testificó el jueves que él cree que los agentes que sujetaban a Floyd podían haber dejado de someterlo después de que él dejó de resistirse al arresto.

David Pleoger testificó en el juicio del agente Derek Cauvin, despedido desde entonces y quien está acusado de homicidio por la muerte de Floyd. Pleoger señaló que los agentes están adiestrados para hacer que las personas giren de costado y ayudarlas a que respiren cuando las tienen sometidas boca abajo.

“Cuando el señor Floyd ya no estaba oponiendo ninguna resistencia a los agentes, pudieron haber puesto fin a la acción de sometimiento”, agregó.

“¿Y eso era después de que fue esposado, estaba sobre el suelo y ya no oponía resistencia?”, preguntó el fiscal Steve Schleicher.

“Correcto”, respondió Ploeger, quien ya está retirado.

Chauvin, de 45 años y blanco, está acusado de matar a Floyd, de 46, al tenerlo sometido contra el suelo durante 9 minutos y 29 segundos aún cuando estaba esposado.

La muerte de Floyd, de raza negra, desató protestas en todo el mundo, y en Estados Unidos provocó una discusión a nivel nacional sobre el racismo y la brutalidad de la policía. El cargo más grave contra Chauvin conlleva una pena de hasta 40 años de prisión.

Los testimonios del jueves comenzaron con el de la novia de Floyd, quien dijo entre lágrimas al jurado cómo se conocieron en 2017 en un albergue del Ejército de Salvación, donde él era guardia de seguridad con “esta gran voz ronca y profunda del sur”, y cómo ambos lucharon contra una adicción a los analgésicos.

“Nuestra historia es la historia clásica de cuantas personas se vuelven adictas a los opioides. Ambos sufríamos dolor crónico. Yo lo tenía en el cuello y él en la espalda”, afirmó Courteney Ross, de 45 años.

___

Webber reportó desde Fenton, Michigan.