Sao Paulo y Río reabren centros comerciales en plena aceleración del COVID-19

Agencia EFE

Sao Paulo, 11 jun (EFE).- Sao Paulo y Río de Janeiro, dos de las ciudades más pobladas de Brasil y las más afectadas por la pandemia de la COVID-19, reabrieron sus centros comerciales este jueves, el mismo día en que el país superó los 40.000 muertos por coronavirus y pese a que el pico de contagios todavía no ha llegado.

De acuerdo con el más reciente boletín divulgado por el Ministerio de Salud, Brasil alcanzó este jueves los 40.919 muertos y 802.828 infectados por el nuevo coronavirus, confirmándose como el segundo país del mundo más afectado por la pandemia.

A pesar del acelerado ritmo de expansión de la enfermedad, diversos estados y ciudades, entre ellas Sao Paulo y Río, han flexibilizado las medidas de aislamiento y reabierto sus comercios y centros comerciales, lo que ha generado un aluvión de críticas de especialistas y científicos, quienes alertan de que el país solo deberá alcanzar el pico de la curva de contagio en julio.

Este mismo jueves, el estado de Sao Paulo, con unos 46 millones de habitantes y epicentro de la pandemia en Brasil, superó la barrera simbólica de 10.000 fallecidos por COVID-19, tras romper récord de muertos diarios tanto el martes como el miércoles.

Pero eso no impidió que centenas de personas se aglomeraran en las principales calles de comercio y a las puertas de los centros comerciales en este primer día de reapertura, que coincide con el festivo nacional de Corpus Christi, en la capital paulista.

La Alcaldía de la mayor ciudad de Latinoamérica ha condicionado la reapertura de los establecimientos a la adhesión de una serie de medidas sanitarias, como el respeto al distanciamiento social, el uso de mascarillas, un horario de funcionamiento reducido a cuatro horas diarias y una ocupación máxima de un 20 % del aforo total.

Sin embargo, según pudo constatar Efe, fueron registrados diversos puntos de aglomeraciones en la ciudad, sobre todo en los barrios más populosos y donde se concentran los comercios callejeros.

Lo mismo ha sucedido en Río de Janeiro, la segunda ciudad brasileña más azotada por el coronavirus y donde el alcalde, Marcelo Crivella, ha anticipado para hoy la reapertura de los centros comerciales, que estaba prevista solo para la semana próxima.

Los establecimientos cariocas también deberán contar con un protocolo para contener el avance de la COVID-19, como la implementación de felpudos sanitarios, la desinfección en las áreas comunes o el refuerzo en la limpieza de aires condicionados e instalaciones.

Según la Asociación Brasileña de los Centros Comerciales (Abrasce), con la retomada del sector en las capitales paulista y fluminense, ya son 385 centros comerciales en funcionamiento en todo Brasil, lo que representa un 66 % de los más de 570 establecimientos del país.

Si bien reconoció que el momento no es el "ideal" debido a la "terrible situación" que el país atraviesa, el presidente de Abrasce, Glauco Humai, señaló a EFE que se han adoptado "más de 20 medidas de prevención" para mitigar el riesgo de contagio.

Completó que la "experiencia" observada en algunas ciudades del país, que han reabierto sus centros comerciales hace ya 45 días, muestra que la retomada gradual de las actividades es "posible".

"Vamos a seguir practicando las mismas medidas rigurosas" y "estamos muy tranquilos con respecto al protocolo sanitario", aseguró.

Humai agregó que las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro decidieron reabrir los establecimientos tras un periodo de 83 y 85 días, respectivamente, lo que representa "un impacto bastante grande y perjudicial" para el sector.

"Fueron casi tres meses cerrados. Pero eso nos permitió estudiar las mejores estrategias para esa condición adversa, observando lo que fue hecho internacionalmente", sostuvo.

CIENTÍFICOS ALERTAN QUE EL PICO AÚN NO HA LLEGADO

Brasil es actualmente el segundo país del mundo con más infectados, por detrás solamente de Estados Unidos, y el tercero en número de fallecidos, aunque deberá superar al Reino Unido en los próximos días.

La pandemia todavía no ha presentado señales de ceder en el país, por lo que la decisión de los gobiernos regionales de relajar las cuarentenas han generado críticas por parte de la comunidad médica y científica, que prevé que el pico de la enfermedad será en julio.

Los especialistas señalan además que algunas regiones de Brasil aún pueden sufrir un colapso sanitario, como ha pasado en el estado del Amazonas, debido a la falta de camas en unidades de cuidados intensivos y la baja adhesión al aislamiento social recomendado.

Asimismo, según las proyecciones de un estudio de la Universidad de Washington, si no se producen "cambios significativos" en el avance de la pandemia, Brasil podría superar en número de muertes incluso a Estados Unidos, que lidera las cifras con más de 113.000 decesos, a finales de julio.

(c) Agencia EFE