Santiago Roncagliolo, un novelista en el bando de los tristes

Ciudad de México, 5 jun (EFE).- El peruano Santiago Roncagliolo, Premio Alfaguara de novela 2006, asume la literatura como una oportunidad para retratar a las personas diferentes, esos tristes de las minorías que se sienten extranjeros en todos los lugares.

"Hay muchos tipos de extranjeros, los homosexuales, los feos, los pobres, los marginados de todo tipo, considerados diferentes y no aceptados en su entorno social. En lo que escribo me identifico con esas personas", asegura este sábado en entrevista a Efe el autor.

Roncagliolo, nacido en Lima el 1975, creció en México, donde aprendió a leer. Al regresar a Perú sintió la sensación de ser extranjero en su propio país, la cual lo persiguió cuando volvió a salir para establecerse en España.

"He pasado más tiempo fuera del Perú que dentro de él. Entonces ser extranjero es una sensación familiar para mí; soy una persona a la que le de dicen que se largue en todos los países. A veces en España me dicen que me largue a mi país, pero en Perú a veces me dicen que me vaya a Europa. Soy extranjero en todas partes", cuenta.

Con esos antecedentes, es lógico que los personajes de Roncagliolo en muchas ocasiones sean solitarios, tengan miedo o escarben en su pasado, como sucede con Jimmy, el joven protagonista de su nueva novela: "Y líbranos del mal", publicada por la editorial Planeta.

La obra de 394 páginas recrea la historia de un chico estadounidense hijo de peruanos, recién salido de la universidad. Le extraña que su padre no viaje a Lima, ni siquiera a cuidar a su madre enferma y asume la tarea de atender a Mamá Tita, la abuela que cuando lo visitaba de niño le alimentaba las fantasías.

Jimmy emprende un desgarrador viaje a sus orígenes y descubre una historia oscura alrededor de su padre y de un sonado caso de pederastia relacionado con el abuso de poder y el fanatismo religioso.

"Me interesan los hijos buscando a sus padres. Me interesa cómo heredamos los silencios, los secretos, los tabúes, los misterios y cómo vivimos las personas los grandes traumas y los momentos oscuros de un país. Suelo bucear en momentos sociales siniestros y ver como las pequeñas personas tratan de lidiar y como hacen estallar sus relaciones familiares, amorosas, amicales", asegura.

Mientras cuida a su abuela en Lima, el joven choca con el clasismo, el machismo, el racismo, la homofobia y el lado incivil frecuente en muchos lados de Latinoamérica y aprovecha para retratar a una Lima, que por vivir fuera, él ve desde un ángulo diferente.

"Mis últimas novelas vuelven al Perú de los 70, de los 80. Tengo que explicarle a mis hijos de dónde viene su historia para que no les pase como a Jimmy, para que no tengan que buscar un día la historia de su padre y encontrar lo que no esperan. Entonces en mis últimos libros he estado tratando de reconstruir ese lugar", revela.

Roncagliolo es periodista, guionista, traductor y dramaturgo. Maneja con maestría numerosos géneros, pero "Y líbranos del mal" solo pudo haberla escrito como novela. Le interesaba reflejar a los victimarios de pederastia y para escribir de ese tema es imposible encontrar fuentes para una crónica o un reportaje.

"La parte que me interesaba era la de los victimarios y no tenía fuentes posibles. No había a quién preguntarle. Nadie me iba a responder. Las novelas llegan al lugar donde no podemos llegar con la realidad. Solamente podemos llegar mediante el conocimiento de los seres humanos y la imaginación. Esa es la exploración que solo se puede hacer desde la ficción", explicó.

Es Roncagliolo uno de los escritores latinoamericanos más potentes.

El The Wall Street Journal lo nombró como un próximo García Márquez, pero el autor vive distraído de la fama. Su obsesión es más humilde, ponerse en el bando de los tristes, de los que tienen miedo, los diferentes, extranjeros donde quiera que se muevan entre cielo y tierra.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.