Santiago Cafiero y Antony Blinken, en otra foto para expresar el acercamiento a Washington

·3  min de lectura
Santiago Cafiero y Antony Blinken
Santiago Cafiero y Antony Blinken

En la jornada previa a la participación del presidente Alberto Fernández en Naciones Unidas, el Gobierno obtuvo otra foto buscada en el camino de reforzar sus vínculos con el gobierno norteamericano.

El canciller Santiago Cafiero y el secretario de Estado Antony Blinken compartieron ayer un evento organizado por el LGTB group de Naciones Unidas junto a otros líderes mundiales y de la sociedad civil. Más allá de la formalidad, Cafiero y Blinken se sentaron uno al lado de otro, en una nueva muestra de acercamiento mutuo que sirve para despejar dudas en relación al vínculo bilateral.

“Que se hayan sentado uno al lado de otro no es casualidad”, comentaron a LA NACION fuentes diplomáticas que acompañan a Cafiero en el contexto de la gira presidencial. Como ocurrió en otras reuniones bilaterales, el canciller y su par norteamericano conversaron sobre el impacto de la invasión de Rusia a Ucrania y las “cadenas de suministro”, según contaron testigos del diálogo.

Y agregaron que ambas administraciones, junto a Países Bajos, impulsaron esta reunión, coincidiendo en una agenda que el gobierno de Donald Trump no incluyera dentro de sus prioridades, vinculada a los derechos de minoría sexuales y género. Otros puntos de contacto se dan el en Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al que Estados Unidos retorno durante la administración Biden y que hoy preside el argentino Federico Villegas Beltrán, y en relación al Tratado de no Proliferación Nuclear, donde la Argentina también aparece como aliado de Washington.

“Varios de los temas son más cercanos a la gente y Alberto y Biden los empujan en sus respectivos países. Hay muchos puntos de encuentro en temas comunes”, contaron desde el Gobierno, interesados en despejar las dudas de Washington por la sintonía del gobierno del Frente de Todos con países cuestionados por sus políticas de derechos humanos y políticos, como Venezuela, Cuba y Nicaragua.

La reunión de Alberto Fernández con Kristalina Georgieva del FMI
La reunión de Alberto Fernández con Kristalina Georgieva del FMI - Créditos: @Presidencia

La foto compartida entre Cafiero y Blinken llegó al mismo tiempo que el embajador Jorge Argüello confirmara la predisposición del gobierno norteamericano por concretar la reunión bilateral entre Biden y Fernández, suspendida a fines de julio por el contagio de coronavirus del presidente de Estados Unidos. Si bien no se confirmó una fecha precisa, desde Washington dan señales que tranquilizan al Gobierno, en relación al interés norteamericano.

“En septiembre nadie ve a un presidente de Estados Unidos, porque todo el mundo viene a Naciones Unidas y pide también pasar por Washington. La norma básica es decir que nadie ve al Presidente en ese mes. Si ves a uno tienes que ver a todos, y en general todos quieren el prestigio de estar en la Casa Blanca. No veo cortocircuitos en ese vínculo”, dijo días atrás a LA NACION Dan Restrepo, exasesor del presidente Barack Obama y con influencia actual en la administración demócrata. Las vacaciones de agosto en el hemisferio norte, la Asamblea de Naciones Unidas y las elecciones de medio término en Estados Unidos conforman un combo que complicó, según fuentes diplomáticas, el postergado encuentro.

De todos modos, Biden hizo una excepción a fines de la semana pasada, al recibir al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, que esperaba su turno desde principios de año y cuyo país integra los Brics, grupo al que Argentina pidió ingresar formalmente y que lideran Brasil, China y Rusia.

La postura “equilibrista” del Gobierno volverá a ponerse en juego el mes que viene, cuando en Buenos Aires se reúnan los cancilleres de la Celac, la entidad que nuclea a 32 países del continente que Argentina preside hasta fines de año, con la intención de renovar ese mandato por otro año más. “Conversamos con todos, y eso Washington lo valora”, afirman desde el Gobierno para justificar la estrategia diplomática argentina. La presidencia de la Celac, por caso, le ha dado a Fernández réditos concretos, como su participación en el pasado G7 realizado en Alemania.