Santander quiere ahorrar costes en otros 1.000 millones de euros tras repunte del beneficio

Por Jesús Aguado
·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El logo del Banco Santander en una sucursal de la Ciudad de México, México 12 de abril de 2019
FOTO DE ARCHIVO: El logo del Banco Santander en una sucursal de la Ciudad de México, México 12 de abril de 2019

Por Jesús Aguado

MADRID, 27 oct (Reuters) - Banco Santander pronosticó el martes una mejora de su beneficio ordinario en 2020 gracias a ahorros adicionales por 1.000 millones de euros en Europa hasta 2022, que podrían incluir la supresión de miles de puestos de trabajo.

Las mejoras en eficiencia y en la evolución del comportamiento de los clientes en la devolución de los préstamos permitieron al banco prever un resultado ordinario de 5.000 millones de euros (5.910 millones de dólares) en el conjunto del año tras haber regresado a la senda de los beneficios en el tercer trimestre para todo el año.

"La actividad se está recuperando con fuerza, por eso el tercer trimestre fue mucho mejor que el segundo. Los ingresos

crecieron un 18% en euros constantes a medida que la actividad volvió casi a niveles pre-pandemia, las provisiones

cayeron un 14% y seguimos reduciendo costes por encima de lo esperado", dijo la presidenta ejecutiva de Santander, Ana Botín, en una nota de prensa.

Las acciones de Santander llegaron a saltar más del 4% tras las cuentas y recibieron una buena acogida generalizada en la comunidad de analistas. A las 0949 GMT, subían un 2,7% a 1,77 euros, y frente al 0,7% que cedía el Ibex-35.

Los bancos de toda Europa están haciendo esfuerzos por mejorar su rentabilidad poniendo el foco en el control de costes en un entorno de tipos de interés históricamente bajos y en medio de la fuerte recesión económica provocada por la pandemia.

En este sentido, Santander destacó la buena evolución de sus planes de eficiencia, adelantando a este año el objetivo de ahorro de costes de 1.000 millones de euros en Europa y añadiendo el reto de recortar gastos por la misma cantidad en los próximos dos años.

El diario financiero Expansión publicó este martes que Santander tiene planes para despedir a unos 3.000 empleados, alrededor del 11% de su plantilla en España, por el impacto económico de la COVID-19 y por la transición de los clientes hacia los canales digitales.

Santander no quiso hacer comentarios sobre esta información.

Su director financiero, José Antonio García Cantera, dijo a Bloomberg el martes que el banco plantearía recortes de plantilla a los sindicatos sin dar cifras.

El beneficio neto atribuido de Santander se triplicó en el tercer trimestre hasta los 1.750 millones de euros (2.070 millones de dólares) con respecto al año anterior, cuanto tuvo que contabilizar un importante deterioro en su negocio británico. Sin embargo, en términos ordinarios, el beneficio es un 18% inferior debido a las provisiones adicionales contra la COVID-19.

Los analistas encuestados por Reuters esperaban un beneficio de explotación de 1.060 millones de euros.

En el segundo trimestre, el banco cántabro había anunciado pérdidas históricas de 11.100 millones de euros por los cargos vinculados a la COVID-19, que hacen que en los primeros nueve meses del año la entidad registre todavía una pérdida atribuida de 9.000 millones de euros.

En cuanto a la retribución al accionista, congelada en la banca europea por recomendación del Banco Central Europeo (BCE) con motivo de la crisis del coronavirus, Botín se mostró optimista sobre volver a pagar dividendos en efectivo y de hecho propuso a los accionistas en la junta general del martes el reparto de 0,10 euros por acción en 2021 si se dan las condiciones necesarias, incluidas las regulatorias.

"Estoy convencida de que volveremos a dar dividendos en efectivo, cuando las recomendaciones regulatorias lo permitan, gracias a los resultados del grupo, la fortaleza de balance, nuestra posición de liquidez y nuestra diversificación de negocio", dijo.

(Información de Jesús Aguado; editado en español por Jose Elías Rodríguez)