Santa Fe: vacunaron a empleados del Ministerio de Cultura y lo atribuyeron a un “error administrativo”

Germán de los Santos
·4  min de lectura
Omar Perotti
Marcelo Manera

En Santa Fe se desató una nueva polémica por la vacunación contra el Covid. Se detectó que empleados del Ministerio de Cultura que no son personal esencial ni pertenecen a ningún grupo de riesgo se inocularon contra el coronavirus por un “error” administrativo, en momentos en que aún no terminaron de inmunizar a los mayores de 70 años, cuando se incrementan los contagios que presagian una segunda ola.

En la explicación que dio el Ministerio de Cultura evitó dar detalles sobre cuántos trabajadores que se desempeñan en esa cartera en Rosario se vacunaron. Adjudicaron esta irregularidad a un “error administrativo” que apunta a que los agentes públicos que fueron convocados para inocularse pertenecen a la antigua estructura del Ministerio de Educación, cuando el área de Cultura era una secretaría de esa cartera. Pero eso se remonta a 2007. Llamaron a los trabajadores del Ministerio de Cultura al creer que eran docentes, que sí es personal esencial y está habilitado a vacunarse. En esta situación se calcula que hay más de un centenar de empleados.

De la mano del Gobierno, Hugo Moyano busca reflotar un negocio en el puerto

Estas irregularidades se produjeron cuando la curva de contagios empieza a subir en Santa Fe y presagia el inicio de la llamada segunda ola, según los especialistas. Este jueves, la provincia de Santa Fe confirmó 975 nuevos contagios. La capital provincial sumó 80 contagios y fueron 339 notificados en Rosario.

Un vacunatorio en Rosario, la ciudad donde fueron inoculados por error funcionarios del Ministerio de Cultura provincial
Un vacunatorio en Rosario, la ciudad donde fueron inoculados por error funcionarios del Ministerio de Cultura provincial


Un vacunatorio en Rosario, la ciudad donde fueron inoculados por error funcionarios del Ministerio de Cultura provincial

Frente a un rebrote del virus, Santa Fe es una de las tres provincias, junto con Buenos Aires y Entre Ríos, según publicó LA NACION el 24 de marzo pasado, que vacunó al menor porcentaje de adultos mayores de 60 años vacunados. Solo se inoculó –de acuerdo a los registros oficiales- el 13 por ciento de esa franja etaria que tiene mayores riesgos en la pandemia.

Más allá de estas explicaciones que ensayaron desde el gobierno, luego de que el periodista Ricardo Robins publicara la noticia este jueves en el portal Rosario3, el ministro de Cultura del gobierno de Omar Perotti, Jorge Llonch, culpó a los trabajadores que se desempeñan en el área que dirige, algo que molestó a los empleados, según pudo saber LA NACION al consultar a fuentes de esa área.

“Las personas que se vacunaron y ahora señalan que no correspondía debieron actuar con responsabilidad ciudadana, ser solidarios y no hacerlo”, objetó el ministro. Y agregó: “El Ministerio nunca pasó una lista y el personal del gabinete no fue vacunado. Quien se vacunó y no le correspondía fue socialmente irresponsable, sabiendo que no estaba bien lo que hacía”.

La notificación

LA NACION consultó a varios empleados que fueron convocados para vacunarse. Todos coincidieron en que cuando recibieron la notificación en su casilla de mail de que les aplicarían una dosis contra el Covid-19 en el predio de La Rural, el principal vacunatorio de la provincia en Rosario, intentaron renunciar a ser vacunados, pero que desde Salud les dijeron que ya estaban en la nómina y que lo mejor era que se aplicaran la dosis. Hubo cerca de 100 empleados que se negaron a aplicarse la vacuna.

Sinopharm: médicos denuncian que la vacuna china no inmuniza lo suficiente

Esta situación irregular se detectó en la delegación de Rosario del área de Cultura. No fueron convocados otros trabajadores del Ministerio que se desempeñan en otras partes de la provincia. Llonch aseguró que hay empleados del Ministerio que son docentes de Educación Artística, lo cual explicaría su inclusión en el listado de vacunación que confecciona el Ministerio de Salud. “Pero a quienes no le correspondía cometieron un acto de irresponsabilidad social grave, sacándole la vacuna a quienes sí se les debería haber aplicado”, añadió.

En el otro extremo de la provincia, en Reconquista, el escándalo por las irregularidades en la vacunación continúa. A finales de febrero pasado, el gobernador Perotti le solicitó la renuncia al director del hospital de Reconquista, Fabián Nuzzarello, luego de que se detectaran irregularidades en el operativo de vacunación. Se habrían aplicado la Sputnik V 64 miembros y familiares del Consejo de Administración del hospital público, que no pertenecen al personal de salud, que era prioritario en esta etapa.

Perotti tomó esta decisión luego de que se detectara en el hospital que había una nómina de personas vacunadas contra el covid que no tenían nada que ver con el personal de salud. Esas personas forman parte -y son parientes- del Consejo de Administración del hospital público. En esa nómina hay personas de 20 años a las que le aplicaron la Sputnik V.

El escándalo en ese hospital continuó porque se sucedieron más renuncias en el directorio, que fue intervenido por orden del Ministerio de Salud. El 17 de marzo hizo pública su dimisión la vicedirectora del Hospital, Carolina Cardozo, quien emitió una dura carta, en la que responsabilizó al Ministerio de Salud de la provincia por el contexto de “incertidumbre y falta de horizontes claros de gestión, que resulta intolerable y nociva para la institución”.