Santa Fe: Conmoción por la intoxicación con plomo de cuatro niños que vivían en una fábrica abandonada

·6  min de lectura
La exfábrica de baterías abandonada donde vivían los chicos que están internados
Twitter

SANTA FE.- Ceres, una ciudad de 20.000 habitantes, próxima al límite con Santiago del Estero, está conmocionada. A principios de año, una beba de 2 años, que vivía junto a su familia en un edificio abandonado, donde hasta hace 4 años funcionó una fábrica de baterías para automóviles, murió por contaminación con plomo. Esta semana, se les comprobó alto nivel de ese metal en la sangre a cuatro menores, dos de los cuales ya están internados en el Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia de esta ciudad.

Profesionales que vienen tratando estos casos explicaron que el agua de pozo que allí consumieron las familias que conformaron un asentamiento ilegal era extraída de napas freáticas severamente contaminadas con ese metal ampliamente utilizado en la fábrica. No obstante, no se descarta que la contaminación esté latente en los pisos del establecimiento y en terrenos próximos a ese lugar, donde hay unas 30 viviendas muy cercanas al predio en cuestión y un barrio privado.

Ante la gravedad del caso, el municipio declaró a esas instalaciones no aptas para habitar por riesgo ambiental y peligro sanitario y anunció que se reubicarán a las tres familias (20 personas) que usurpaban ese lugar. Pero a la vez, advirtió a la población sobre “los eventuales riesgos que implican dichos asentamientos irregulares en el predio, arbitrando en la medida de lo posible medidas tendientes a evitar nuevas usurpaciones que deriven en posibles afectaciones de salud de las personas”.

Las complicaciones en la ciudad de Ceres, la última del territorio santafecino antes de ingresar a Santiago del Estero por la Ruta Nacional 34, surgieron a principios de este año. Fue cuando Xiomara Crespín, una beba de 2 años, murió en el Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia, de la ciudad de Santa Fe. Se cree que se habría intoxicado con plomo (los informes de los análisis oficiales aún se desconocen) al ingerir algún líquido suministrado en su vivienda.

Pinamar: la calle, el nuevo “boliche” de los jóvenes

Pero en las últimas horas de anteayer, otros dos pequeños (un bebé de un año y una menor de 4), quienes también residían en ese foco contaminante, fueron derivados de urgencia al hospital provincial, donde hoy reciben un tratamiento específico al comprobarse un alto grado de contaminación de igual origen y similares síntomas.

“Los chicos viven en el mismo lugar donde habitaba la pequeña Xiomara, quien falleció en el mismo nosocomio hace 20 días, por tomar agua contaminada con plomo”, comentó a LA NACION un familiar de los niños internados, cuyo estado clínico es estable.

“Todos son vecinos y vivían en la exfábrica abandonada, a la vera de la Ruta Nacional 34 y a 300 metros del acceso principal a Ceres”, añadió.

El predio donde funcionaba la exfábrica de baterías es una estructura deteriorada por el tiempo. Aún se encuentran en el lugar restos de esos elementos que se utilizaban para la fabricación de las placas de plomo para las baterías, que luego se comercializaban en varias provincias del centro norte del país. Esa fábrica era Nesaglo (exCer-Plac), que cesó sus actividades el 3 de enero de 2017, y despidió a 41 trabajadores. Pero hay otra fábrica de similares características, Baterías Morbi, ahora radicada a la vera de la Ruta 34 (antes funcionó en el macrocentro de esa ciudad), a pocas cuadras de la anterior y una sucursal de ventas en Santa Fe capital.

Falta de agua potable

Los lugareños recuerdan que desde hace más de tres décadas existen comentarios que mucha gente falleció con pronóstico de contaminación en sangre, producto del consumo de agua que –ante la falta de agua potable– se extraía de las napas freáticas y luego se conservaban en cisternas. Ceres recién accedió al servicio de agua por redes en 2004.

En Ceres viven 20.000 habitantes
Twitter


En Ceres viven 20.000 habitantes (Twitter/)

Esta mañana, la intendenta de Ceres, Alejandra Dupuy (UCR), anunció: “Elevamos un informe y la solicitud de la presencia de profesionales del Ministerio de Medio Ambiente para que puedan evaluar la zona y el impacto ambiental. No sabemos en qué estado están las napas, en qué estado está el suelo. Salud realizó los análisis de plomo en sangre a las familias que estaban ahí pero aún estamos esperando a la gente de Medio Ambiente”, se quejó la funcionaria.

También dijo que personal municipal realiza un barrido sanitario en inmediaciones de las fábricas porque no se ven afectados solo los que ocupan las instalaciones sino los vecinos de los lotes linderos. “Queremos saber hasta qué punto la fábrica contaminó las napas”, subrayó.

El envenenamiento que produce el plomo cuando ingresa al cuerpo humano se denomina saturnismo, plumbosis o plombemia. Recibe esta denominación debido a que en la antigüedad, los alquimistas llamaban “Saturno” a dicho elemento químico.

La intoxicación por plomo ocurre cuando el plomo se acumula en el organismo, a menudo, durante meses o años. Incluso las cantidades pequeñas de plomo pueden provocar problemas de salud graves. Los niños menores de 6 años son especialmente vulnerables a la intoxicación por plomo, que puede afectar gravemente el desarrollo físico y mental. En niveles muy altos, la intoxicación por plomo puede ser mortal.

Refugio de artistas: La historia de la guardiana del mítico y único hotel centenario de Pinamar

Las pinturas a base de plomo y el polvo contaminado con plomo en los edificios más antiguos son las fuentes más frecuentes de intoxicación por plomo en los niños. Otras fuentes son el aire, el agua y el suelo contaminados. Los adultos que trabajan con baterías, o que realizan renovaciones en el hogar o trabajos en talleres mecánicos también podrían estar expuestos al plomo.

La muerte de Xiomara puede significar para la salud de los ceresinos un caso bisagra. El caso no es nuevo para una ciudad que recién hace cinco años posee un servicio de agua potable mínimo en el macrocentro. En 2008, ciudadanos y empresas de la ciudad contrataron diversos estudios científicos para constatar el nivel de contaminación por plomo a la que estaba expuesta la ciudadanía.

Sobre el tema, la ONG “Amigos de la Vida”, de Rafaela, denunció oportunamente la grave situación de contaminación ambiental que afecta a la población de Ceres, con altos contenidos de plomo en el aire, el agua y las napas de esa ciudad, como consecuencia de los trabajos relacionados con la fabricación de baterías para automóviles.

Pero el plomo no es lo único que contamina históricamente a Ceres y la zona. Un estudio del Laboratorio Integral de Servicios Analíticos (Lisa) y la Escuela Familiar Agrícola (EFA) de Colonia Alpina (Santiago del Estero) reveló que existen elevados niveles de arsénico en el agua, de acuerdo con las muestras extraídas de napas subterráneas que en la zona acuífera, entre el noroeste de la provincia de Santa Fe y sur de Santiago del Estero.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.