Santa se da un buen chapuzón en Jalisco

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., diciembre 19 (EL UNIVERSAL).- Santa Claus viajó a a esta ciudad para intentar una nueva actividad, pues dejó estacionado su trineo para convertirse un rato en buzo y dar piruetas en el agua que dibujan sonrisas a los niños que asisten al Zoológico de Guadalajara.

Los más pequeños de la familia se han encontrado con esta sorpresa al acercarse a las enormes peceras del lugar y no sólo ver a los animales, sino también a Santa Claus dentro del agua. Aunque le hace falta un poco de su panza, se sumerge entre los peces y se acerca a los niños que gritan su nombre y ponen sus manos en el vidrio para recibir el saludo de este personaje.

A pesar de cumplir con toda la vestimenta que lo caracteriza, como la barba blanca, los guantes del mismo color y el gorro rojo, el traje de este Papá Noél no está hecho precisamente para ser protegido del frío, sino para nadar de forma adecuada, ya que está confeccionado en caucho.

Incluso, añade a su traje un visor y una manguera que le suministra oxígeno para poder dar piruetas hacia atrás y adelante con total facilidad.

Sin embargo, para dotar de mayor seguridad a Santa y procurar que entregue todos sus regalos la próxima semana, este buzo debe usar debajo del traje hasta 12 libras de plomo.

Por más novedosa que parezca la idea, esta actividad surgió hace casi una década, por la iniciativa del lugar de llevar la Navidad más al alcance de sus visitantes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.