Quién es Sandra Orquera, la legisladora bussista que desafió a Manzur y Jaldo en las 12 horas que fue gobernadora de Tucumán

·4  min de lectura
Sandra Orquera recibió ayer en la gobernación a Ricardo Bussi, su jefe político
Twitter

Eran cerca de las 7:30 de la mañana de ayer cuando Sandra Orquera llegó a la Casa de Gobierno en la ciudad de San Miguel de Tucumán para enfrentar su primer y único día como gobernadora de la provincia. Fue menos, en verdad: casi 12 horas. “Lo que hice es ir y cumplir con mi trabajo. Aproveche para tener algunas reuniones”, dijo a LA NACION la legisladora opositora que, a través de la red social Twitter, se atribuyó el título de “primera gobernadora de la provincia”.

Orquera, vicepresidenta segunda de la Legislatura tucumana, es la quinta en la línea de sucesión y llegó al principal despacho de la gobernación gracias al reencuentro en Buenos Aires entre el ahora jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur y el vicegobernador a cargo de Tucumán, Osvaldo Jaldo. El hoy gobernador viajó a la Casa Rosada acompañado por los siguientes en el mando, Sergio Francisco Mansilla y Néstor Regino Amado, el presidente y el vicepresidente de la Legislatura local respectivamente. También se llevó a casi todo su gabinete, la secretaria General de la Gobernación Silvia Pérez, la titular del Instituto de la Vivienda Stella Maris Córdoba y la provincia quedó casi sin funcionarios. Una suerte de reunión de gabinete tucumano, pero en la Casa Rosada.

La jueza Elena Highton le anticipó su renuncia al Presidente

La legisladora Orquera integra el partido Fuerza Republicana, que cuenta con seis de los 49 ediles que integran el Poder Legislativo de la provincia y que en las últimas elecciones consiguió el tercer puesto. Fundado por el fallecido represor Antonio Bussi, a quien la dirigente conoció cuando era adolescente, Fuerza Republicana es hoy conducido por su hijo Ricardo Bussi, que también es legislador.

Durante su mandato express, Orquera se fotografió en “su” despacho con Ricardo Bussi, su cuñado y líder político. “Viendo que esto había sido un suceso fue a felicitarme. Acá en la provincia el hecho de que una mujer se haya sentado en ese sillón es un hecho histórico. Para mí era normal porque suelo tener reuniones con él”, explicó la legisladora a LA NACION.

“Los peronistas se juntan. Yo me junté con mi equipo en mi lugar de trabajo”, relativizó Orquera su fugaz desembarco, aunque destacó que es un “hecho histórico” para su partido. “Motivo de particular orgullo que Fuerza Republicana vuelva a ocupar el lugar que una vez nos dio la ciudadanía de manera democrática”, afirmó el presidente del bloque en su Twitter y agregó: “Seguro que las acciones que está llevando a cabo la gobernadora Sandra Orquera, marcarán a las autoridades naturales el camino de cambio que necesita”.

Bussi la llamó “gobernadora” en las redes y aprovechó la vidriera para un desafío a Manzur y Jaldo en lo relativo a la seguridad en la provincia. “Inexplicablemente la gobernación de Tucumán (Manzur/Jaldo) negó a la gobernadora interina Sandra Orquera la posibilidad de reclamar al gobierno nacional el auxilio de las fuerzas federales para combatir el narcotráfico en la provincia. ¿Por qué será?”.

Orquera pretendía pedir “refuerzos nacionales” a través de una nota dirigida al ministerio de Seguridad de la Nación, que encabeza Aníbal Fernández, pero la carta nunca llegó ni siquiera a salir de la Casa de Gobierno. “Tenía que pasar por ciertas oficinas dentro de nuestra Casa de Gobierno y después yo tenía la posibilidad de firmarla como gobernadora. Los pocos funcionarios que quedaban recibieron la nota y se fueron. No salió de la gobernación y no tuve la oportunidad de firmarla. Hasta última hora de la tarde no hubo colaboración”, explicó a LA NACION la legisladora.

“Evidentemente al llegar la nota se levantó el teléfono y les dijeron que no. Y por eso se fueron los funcionarios”, agregó Orquera apuntando contra Manzur y Jaldo. “Creo que no quieren tener otra polémica y por eso no respondieron. Están concentrados en ganar elecciones”, señaló la dirigente bussista.

Desde Juntos por el Cambio, aprovechando la ocasión, le sugirieron a Orquera desplazar al ministro de Seguridad a partir de la polémica por la fuga de un preso. “Comenzó la campaña política y hay referentes de Juntos por el Cambio que salieron a pegarnos, son peronistas disfrazados de amarillo. Querían que yo eche a un ministro de seguridad. No pudo salir ni una nota, imagínate un ministro”, se defendió Orquera.

En su agenda fugaz, sin embargo, se focalizó en seguridad, el caballito de batalla del discurso de campaña de Bussi. “La inseguridad acá en la provincia es el tema primordial”, afirmó, y agregó: ”Como bloque siempre venimos trabajando con proyectos entonces quería juntarme con la cúpula y ponerme a su disposición. Saber como podíamos ayudar desde la Legislatura”.

La gobernadora transitoria se reunió con el Jefe y Subjefe de la Policía, Walter Bernachi y José Gómez. También visitó la cárcel de Villa Urquiza para “interiorizarse en cómo estaban trabajando”. Cerca de las 19 horas, la “gobernadora” finalizó su jornada laboral y dejó la Casa de Gobierno. Su cargo se esfumaría en cuanto Jaldo pusiera un pie en la provincia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.