Sandra Barneda: "Los muertos te hablan y te enseñan"

BERENICE BAUTISTA
·3  min de lectura
La portada del libro "Un oceano para llegar a ti" de Sandra Barneda en una imagen proporcionada por Grupo Planeta. (Grupo Planeta via AP)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Sandra Barneda quiso adentrar al lector en uno de los momentos más dolorosos por los que puede pasar una familia — la muerte de su matriarca — en su éxito literario “Un océano para llegar a ti”.

La novela, finalista al Premio Planeta 2020 y que en España va por su novena edición, comienza con la repentina muerte de Greta, quien le deja una serie de cartas a su hija Gabriele y su esposo Félix, incluyendo una con instrucciones para un funeral budista de 49 días.

El problema: Gabriele, una mujer de casi 40 años que se comporta más bien como una adolescente, y Félix, su padre, prácticamente no se hablan. Y ella además no tiene intenciones de quedarse mucho tiempo más en el pueblo de Candeleda, España, donde viven sus padres; es una chica de ciudad.

“Es un homenaje a la vulnerabilidad”, dijo Barneda en una entrevista reciente por videollamada desde Madrid. “A través de las pérdidas, a través de esa vulnerabilidad en la que estamos todos metidos (por la pandemia), creo que queremos comunicarnos, o al menos intentarlo, con los seres más queridos de otra manera”.

Barneda se demoró dos años en escribir esta historia, que terminó justo cuando empezaba la pandemia. El libro ha cobrado impulso propio y su temática, lejos de ahuyentar a los lectores, ha resonado con el sentimiento de pérdida que muchos han experimentado a lo largo de este último año.

La incomunicación entre padre e hija es tan grave, que después de la muerte de Greta parece que no podrán superarla sin ese pegamento de la familia. Pero las cartas que les dejó la madre les harán cruzar el océano que los separa y enterarse de sucesos que desconocían de la familia.

“(En México) hacen un homenaje a los muertos mucho más interesante para la vida que aquí en Europa, que a veces se da la espalda a la muerte o no se sabe cómo integrar. La muerte forma parte de la vida, y esta novela habla de esto, de integrar la muerte desde la vida”, dijo Barneda. “Los muertos te hablan y te enseñan”.

El caso de Gabriele no es aislado. A decir de Barneda, hay toda una generación así en España. Millennials, “nini” (ni estudian, ni trabajan), sin hijos, siguiendo la lógica de que “los 40 son los nuevos 30” y con miedo a las relaciones largas.

“La muerte de su madre, inesperada, la reubica y la obliga a entrar en la vida y entrar en esas responsabilidades de tomar las riendas de su propia vida y también la vida de otros”, dijo la autora sobre su protagonista.

Barneda, cuyos libros anteriores incluyen “Reír al viento”, “La tierra de las mujeres” y “Las hijas del agua”, no ha sufrido la pérdida de sus padres, así que ponerse en los zapatos de una familia que pasa por esto, y lograr esa intimidad y verosimilitud, requirió mucha lectura e investigación, así como de asesoría de psicólogos.

“No quería edulcorar las emociones, quería que fueran reales, que el viaje de los duelos, de la pérdida del reencuentro, del tiempo que tiene, fuera tan minucioso como real para que los lectores se sintieran totalmente acompañados”, dijo. “Creo que hay una necesidad mundial de sentirnos reconfortados, de sentirnos acompañados en todo esto que estamos viviendo que es una cadena de pérdidas”.