Sandra Arroyo Salgado y la frase de Alberto Fernández sobre el fiscal Nisman: “Esa noche casi no descansé, pensé en mis hijas”

·4  min de lectura
Sandra Arroyo Salgado: "El magnicidio de Nisman cruzó una raya en la Argentina"
Sandra Arroyo Salgado habló sobre las declaraciones de Alberto Fernández

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado contó cómo vivió la noche en la que el presidente Alberto Fernández dijo que esperaba que el fiscal Diego Luciani no se suicide como Alberto Nisman. La exmujer del fiscal que fue encontrado muerto en enero de 2015 y con quien tiene dos hijas, expresó que “cada ciudadano es libre de tener sus opiniones”, pero que los funcionarios “deben tener en consideración que sus declaraciones impactan en la gente”. Además, recordó la vez que un abogado, que hablaba en nombre de Cristina Kirchner, quiso reunirse con ella.

En la semana, Alberto Fernández causó controversia al afirmar que “Nisman se suicidó” durante una entrevista televisiva y agregar que esperaba que el fiscal Luciani -quien pidió 12 años de prisión para la vicepresidente al término de su alegato en el juicio Vialidad- “no haga lo mismo”.

Hoy, la jueza federal de San Isidro contó que después de las declaraciones del mandatario le costó “mucho descansar” y que se preocupó por sus hijas. “Esa noche casi no descansé, pensé en mis hijas y mi mayor preocupación era que ellas puedan enfrentar su trabajo o estudios en la mañana siguiente”, confesó en diálogo con Radio Rivadavia. Dijo que “no era un día más” y que por eso se comunicó con su hija mayor y se quedó despierta para que “no se quede con unas declaraciones que son de gran entidad porque fueron dadas por la máxima autoridad del Poder Ejecutivo (PE)”.

Sandra Arroyo Salgado: "El magnicidio de Nisman cruzó una raya en la Argentina"
Sandra Arroyo Salgado

Reconoció que si bien “cada ciudadano, incluido el Presidente, es libre de tener sus opiniones sobre si fue un suicidio, un homicidio o un suicidio indusivo y puede volver sobre sus opiniones y ver si estaba equivocado” un funcionario que ocupe ese posición de poder “debe conocer lo que puede y no puede hacer en sus funciones”, y que “sus decalraciones pueden impactar en la gente”.

Acto seguido dijo que el Ejecutivo tiene que dejar de “inmiscuirse” sobre la labor de otros poderes y que el Gobierno no se ocupa de lo que realmente le preocupa a la la ciudadanía. “Muchos de los funcionarios están disociados de cuales son los problemas que aquejan al ciudadano de a pie. Estamos en una situación económica muy grave y lo que esperan los ciudadanos es que quienes tienen la responsabilidad trabajen sobre eso en vez de inmiscuirse sobre en la labor de otros poderes”, arremetió.

“Todos los que somos funcionario del Estado, que somos servidores públicos, deberíamos tener bien claro cuál es nuestro trabajo con solo leer la Constitución Nacional y tenerla bien presente porque si respetamos el trabajo del otro y la independencia de poderes esto no ocurriría”, señaló. “Allí está todo lo que el Presidente debe y no debe hacer y cuáles son los deberes del Poder Ejecutivo”, exclamó.

Al ser consultada sobre si efectivamente cree que hay una “injerencia del Ejecutivo” sobre la Justicia, se limitó a contestar que no se lo planteó por la responsabilidad de su cargo y que no personaliza lo dicho por el mandatario nacional: “No personalizo bajo ningún aspecto las declaraciones, más allá del descanso interrumpido y el tenor de las mismas, que vuelven a recrear un escenario de vida muy complejo para mis hijas”.

El supuesto llamado de Cristina Kirchner en 2015

En la misma nota, le preguntaron a Arroyo Salgado si había conocido personalmente a Alberto Fernández y recordó: “El único trato que tuve presencial con el actual presidente, fue en oportunidad de recibirle declaración testimonial en un juzgado a mi cargo”. Además, insistió en que tampoco se comunicó con Cristina Kirchner ni con Mauricio Macri, pese al intento de ambos de comunicarse con ella.

Asimismo, indicó que en 2015 un abogado la llamó en nombre de la entonces presidenta para pautar un encuentro con la mandataria. “Recibí un mensaje con el interés de Cristina de comunicarse conmigo y con mis hijas. Llamó un abogado al juzgado invocando a la Presidenta y no me pareció un interlocutor válido”, argumentó sobre por qué rechazó la oferta

Conociendo la trayectoria del abogado que me llamó, me parecía de un grave riesgo para mis hijas acceder a un encuentro, o ‘ir de la mano’ para encontrarse”, comentó . “No sé cómo se animó a contactarse conmigo, porque no era mi amigo y solo lo había visto en salas de audiencias porque era abogado en el juicio de AMIA”, agregó y dijo que luego supo que “era un colaborador de un exministro -del mandato de Cristina- y de un actual ministro, que tenía un cargo de funcionario”.