Sanders suspende su campaña presidencia y Joe Biden será el candidato demócrata

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- El senador socialista Bernie Sanders suspendió su campaña presidencial en medio de la pandemia del nuevocoronavirus, despejando el camino para que el exvicepresidente, Joe Biden, se convierta en el próximo candidato presidencial del Partido Demócrata, y enfrente a Donald Trump en la elección nacional noviembre próximo.

Sanders había quedado bajo una enorme presión para ponerle punto final a su campaña y cerrar la interna demócrata tras perder de manera categórica en los tres "súpermartes" de principios de marzo. La pandemia del nuevo coronavirus, que alteró la vida en Estados Unidos y el mundo y canceló en los hechos las primarias, terminó por dar el golpe final a su candidatura.

En un discurso desde su casa en Vermont, transmitido en Internet, Sanders reconoció que conseguir una victoria era "virtualmente imposible" y que no podía "en esta hora desesperada" que atraviesa Estados Unidos seguir "en buena conciencia" con su campaña.

"Nuestro movimiento ha ganado la lucha ideológica", proclamó Sanders, al agradecer a su campaña, sus voluntarios y sus seguidores, sin perder su tono combativo. El senador dijo que sus ideas, como "Medicare For all" -la expansión del servicio de salud-, el aumento del salario mínimo, el alivio a la deuda de los estudiantes o la lucha contra el cambio climático habían dejado de ser "ideas marginales".

"Si bien esta campaña está llegando a su fin, nuestro movimiento no", afirmó sobre el final de su mensaje. "Por favor, sigan en esta pelea conmigo. Vamos hacia adelante juntos. La lucha continúa", cerró.

Sanders creó un movimiento progresista y encendió a millones de jóvenes en todo el país que lo siguieron con devoción, empujados por su fuerte mensaje en contra de la desigualdad, el poder económico de Wall Street y la lucha contra el cambio climático. Pero el senador de Vermont, de 78 años, tuvo muchas dificultades para ampliar su coalición y replicar ese respaldo en otros rincones claves del electorado del Partido Demócrata: los afroamericanos, la gente de los suburbios o los adultos mayores.

Sanders ya había buscado la candidatura demócrata hace cuatro años, cuando enfrentó a Hillary Clinton, en una primaria mucho más reñida que la contienda con Biden. Desde que comenzó a recorrer el camino hacia la Casa Blanca, hace ya cinco años, su perfil rupturista lo llevó a lidiar con una fuerte resistencia del establishment demócrata, además de un descreimiento profundo en sus posibilidades para ganar la Casa Blanca.

Este año, tras su buen desempeño en Iowa y sus triunfos en New Hampshire y el caucus de Nevada, al inicio de las primarias, Sanders parecía mejor posicionado que cualquier otro candidato para capturar la candidatura presidencial, y convertirse en el abanderado de los demócratas. Lejos parecía aquella mañana de 2015, cuando anunció su primera campaña ante un puñado de periodistas y fotógrafos en una conferencia de prensa que duró apenas diez minutos en los jardines del Congreso. Al igual que a Donald Trump, nadie lo tomó en serio.

La elección de Carolina del Sur, que le dio el primer triunfo a Biden, marcó un quiebre. Las tres elecciones siguientes de principio de marzo, sobre todo el primer "súpermartes", el 3 de marzo, terminaron por aniquilar su revolución socialista. Dos candidatos moderados, Peter Buttigieg y Amy Klobuchar, se abrieron y respaldaron a Biden, quien se impuso con autoridad y construyó una diferencia categórica en apenas dos semanas. Fue el principio del final.

El candidato

A sus 77 años, y en su tercera campaña presidencial, Biden se convertirá en el abanderado del Partido Demócrata, y, salvo algún imprevisto, enfrentará a Donald Trump en los comicios previstos para noviembre. Biden ya anticipó que elegirá a una mujer como candidata a vicepresidente, una decisión que será decisiva para la contienda electoral: desde hace meses se especula en Estados Unidos en que Biden, de triunfar, sólo gobernará un mandato.

Biden ya ha dicho que se ve a si mismo como un "puente" a la generación de líderes demócratas jóvenes que han comenzado despuntar en los últimos años.

Ayer, apenas Sanders terminó su anuncio, Biden difundió un elogioso mensaje en Medium, generoso en guiños y gestos a él y sus seguidores. Dijo que habían cambiado la conversación política en el país, y a ambos les pidió su respaldo para derrotar a Trump.

"Bernie ha hecho algo raro en política. No solo ha dirigido una campaña política; ha creado un movimiento. Y no se equivoquen al respecto, creo que es un movimiento que es tan poderoso hoy como lo era ayer. Eso es algo bueno para nuestra nación y nuestro futuro", afirmó.

Biden convocó a Sanders a trabajar juntos. "Y a tus seguidores les hago el mismo compromiso: los veo, los escucho y entiendo la urgencia de lo que tenemos que hacer en este país. Espero que se unan a nosotros. Ustedes son más que bienvenidos. Son necesarios", indicó Biden.

"Juntos venceremos a Donald Trump. Y cuando hagamos eso, no solo haremos el arduo trabajo de reconstrucción de esta nación, sino que también la transformaremos", cerró.