San Francisco anulará decisión de renombrar escuelas

Associated Press
·2  min de lectura
Foto tomada el 27 de enero del 2021 de la Escuela Abraham Lincoln en San Francisco. (AP Photo/Haven Daley)

SAN FRANCISCO (AP) — Las autoridades educativas de San Francisco se disponen a anular una criticada decisión de cambiarle el nombre a 44 escuelas por considerar que sonaban a racismo, sexismo y otras injusticias, en medio de denuncias de que los cambios podrían costarle demandas judiciales y eran frívolos en medio de la crisis de salud que afecta al país.

Hace apenas dos meses, la Junta Educativa de la ciudad votó a favor de rebautizar algunos planteles que llevan los nombres de figuras históricas como Abraham Lincoln, George Washington, Thomas Jefferson y Robert Louis Stevenson. Incluso había una escuela que lleva el nombre de la senadora demócrata Dianne Feinstein.

Padres, alumnos y políticos fustigaron a la junta por las escuelas escogidas y por el momento en que decidió hacerlo, en momentos en que las escuelas estaban cerradas —y siguen estándolo— debido a la pandemia del coronavirus. El alcalde London Breed, entre otros, expresó que es “ofensivo y totalmente inaceptable” que la junta educativa se esté ocupando de ese tema en vez de concentrarse en la reapertura de los planteles.

Algunos de los alumnos más chicos están regresando a las clases presenciales en estos días en California, tras más de un año de educación a distancia debido a la pandemia. Todavía no se ha anunciado el regreso presencial de los alumnos más grandes.

La idea de rebautizar la escuela fue duramente criticada también por la torpe investigación y los errores históricos en las cuales estuvo basada. Por ejemplo, dijo que Paul Revere trató de colonizar al pueblo Penobscot y que la Escuela Álamo se llama así en honor a la batalla histórica que ocurrió en Texas y no por el árbol que lleva ese nombre.

La Escuela Primaria Feinstein estaba en la lista porque cuando ella era alcalde de la ciudad en 1984 decidió reemplazar una bandera confederada que estaba frente a la alcaldía que había sido vandalizada.

En medio de la controversia, la presidenta de la junta, Gabriela López anunció en febrero que colocaría en pausa al proceso hasta que todos los alumnos regresaran a clases. En un comunicado, López reconoció que hubo errores en la inclusión de ciertas escuelas en la lista y prometió que en el futuro la junta consultará con historiadores en “un proceso más deliberativo”.

La junta votará el martes para revocar la decisión de enero y reconsiderar el tema luego, después de que todos los alumnos regresen a las aulas.