San Antonio marcha por Martin Luther King

SAN ANTONIO, Texas, EE.UU. (AP) — Cuando Ivy Taylor contemplaba adónde mudarse para continuar con sus estudios postuniversitarios, ciudades consideradas imanes para las comunidades afroamericanas como Charlotte, Carolina del Norte; Atlanta, Georgia, y Washington ocupaban los primeros lugares en su lista.

Poco sabía Taylor que al culminar su maestría en planeación urbana en Chapel Hill, Carolina del Norte, acabaría radicándose bien lejos de la costa este, nada menos que en San Antonio, una ciudad texana ubicada a dos horas en auto de la frontera con México, donde encontraría a una comunidad que ha sido el motor para reunir a decenas de miles personas para celebrar el Día de Martin Luther King, Jr. más concurrido de la última década.

El tercer lunes de cada año, los estadounidenses celebran al hombre que lideró una de las revoluciones culturales más espectaculares en la historia de Estados Unidos, una revuelta que acabó con un legado de segregación, discriminación y prejuicios, y cuya huella continúa influyendo en la vida de los estadounidenses, pero sobre todo la del sector con mayor crecimiento en el país: los inmigrantes hispanos.

"Los latinos han sido favorecidos tanto como cualquier otro grupo (minoritario) del país", sostuvo Henry Cisneros, un político y empresario de San Antonio. "Todavía falta por recorrer una gran distancia, pero hemos combatido con éxito contra la discriminación y prejuicios. Todavía existen disparidades en cuanto a ingresos (salariales), riqueza, educación, vivienda y muchas otras necesidades tangibles de la vida diaria", agregó Cisneros, quien además fue ministro de vivienda durante el gobierno del presidente Bill Clinton.

Por al menos quinto año consecutivo, se espera que San Antonio aglomere alrededor de 100.000 personas para recordar a King, y es aquí en los alrededores de un barrio predominantemente afroamericano al este de la ciudad donde se moviliza a más gente que en cualquier otra ciudad del país para recordar su legado.

En Estados Unidos, casi la mitad los 50 millones de hispanos radican en 10 ciudades y San Antonio, mayormente hispana y sobre todo con alta influencia mexicana, es una de ellas. Los afroamericanos representan apenas el 7% de sus habitantes.

"Definitivamente uno esperaría ver un evento de esta escala en algunas de las ciudades a las que yo llamo 'mecas afroamericanas''', sostuvo Taylor, quien desde hace tres años es concejal de un distrito al este de San Antonio. "Obviamente no son los afroamericanos que están viniendo (solamente) porque hemos tenido hasta 150.000 personas el año pasado. La participación es de toda la comunidad".

La marcha para recordar a King tiene un doble sabor este año, especialmente para los inmigrantes hispanos.

Primero porque coincide con la inauguración de un nuevo ciclo presidencial —Barack Obama asume su segundo mandato este lunes— que históricamente se celebra el 20 de enero en Washington. Pero la fecha cae en domingo este año y por lo tanto se reprogramó para celebrarse el 21 de enero, el tercer lunes del 2013.

Segundo, porque en la agenda de su nuevo periodo presidencial se espera que Obama concrete su promesa de legalizar la situación migratoria de más de 10 millones de inmigrantes indocumentados que claman por una solución a la desdicha de vivir con la incertidumbre de la deportación.

"Debemos abordar la inmigración porque hay más de 10 millones de hispanos trabajando y que están a tan sólo un arresto o una infracción de tránsito de ser deportados", explicó Cisneros. "Así que hay que abordar la inmigración y el presidente ha indicado que sería una prioridad durante su segundo mandato", recalcó.

Para el alcalde de San Antonio, Julián Castro, el mismo quien ofreciera el discurso principal para presentar la nominación del presidente Obama en las últimas elecciones —y quien ha demostrado ser uno de los políticos estelares de mayor ascenso entre los demócratas— el legado de King ha sido sumamente importante para el avance de los latinos, sobre todo porque "él abogó por los derechos civiles de todos los estadounidenses" sin importar el color de la piel. En esto coinciden expertos y activistas tanto afroamericanos como proinmigrantes.

"Su legado fue el precursor del movimiento chicano de las décadas de los 60 y 70 por lo que los latinos seguimos celebrando el legado del doctor King", sostuvo el alcalde Castro.

Para los hispanos, San Antonio ha representado por los últimos 30 años lo que fue Atlanta para los afroamericanos durante el movimiento por los derechos civiles a mediados del siglo pasado.

Aunque modesta en cifras, la comunidad afroamericana marcha cada año más de dos millas acompañada por una comunidad mayoritariamente hispana y que comparte las mismas inquietudes para mantener vivo y sobretodo seguir avanzando con el mensaje de King.

"No somos muchos aquí en cuanto a cifras, pero somos bastante apasionados", concluyó Taylor.

Cargando...