Sam Raimi refresca el concepto del superhéroe con Doctor Strange

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 5 (EL UNIVERSAL).- Luego de su exitoso debut en 2016, "Doctor Strange" regresa a la pantalla grande pero ahora no como parte de los Avengers o como tutor de Peter Parker, sino para enfrentar diversas realidades y hasta una versión de él, pero mala.

"Doctor Strange en el multiverso de la locura" es la más reciente película del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) y la segunda de este personaje que dobla el tiempo. Es protagonizada por Benedict Cumberbatch.

Esta nueva entrega llega repleta de una variedad de personajes de la mitología de Marvel con innumerables referencias a los cómics, para aquellos amantes de las historietas de la compañía.

La buena noticia es que Sam Raimi está tras la cámara de director, no por nada fue él quien inició, de alguna manera, la fiebre por los superhéroes en la pantalla grande, siendo él quien llevó al cine la trilogía original de "Spider-Man" con Tobey Maguire, de 2002 a 2007. Ahora, regresa para hacer su primer filme dentro del UCM.

La película tiene lugar después de "Spider-Man: Sin camino a casa", cuando el multiverso o realidades paralelas alternativas se abrió.

Esta vez, el Doctor Stephen Strange se encuentra con América Chávez (Xochitl Gomez), una joven de otra dimensión que ingresa a su mundo, seguida por un pulpo gigante de un solo ojo.

Strange la salva de la criatura y se entera de que una fuerza demoníaca codicia sus habilidades únicas para rebotar en el multiverso.

"Nos vendría bien un vengador", dice Strange para solicitar la ayuda de Wanda Maximoff-La Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen), aunque las cosas no salen como él espera.

A medida que los amigos se convierten en enemigos, la película de Raimi resulta un viaje alucinante, en especial cuando Strange y América son absorbidos por el multiverso en una secuencia nunca antes vista en este universo de Marvel.

América ha estado en 72 realidades diferentes, incluida la de Nueva York, donde terminan, sin embargo, Strange debe acostumbrarse a la idea de que está en un mundo donde existe otra versión de él, así como de Christine Palmer (Rachel McAdams), su interés amoroso en la película de 2016.

El filme cuenta con varios cameos que harán felices a los fans, aunque fiel a su estilo, Raimi le impregna a este largometraje un aire gore y de terror, marca que lo ha definido en Hollywood.

¿Dónde?: Salas de cine

¿Cuándo?: Mayo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.