Los salvadoreños piden la canonización de Romero en una peregrinación

1 / 2

Creyentes católicos participan en la peregrinación de luz en San Salvador el 25 de marzo de 2017, conmemorando el 37 aniversario del asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero

Creyentes católicos participan en la peregrinación de luz en San Salvador el 25 de marzo de 2017, conmemorando el 37 aniversario del asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero (AFP/Archivos | Marvin Recinos)

Miles de salvadoreños participaron en la noche del sábado en la llamada peregrinación de la luz para conmemorar el 37º aniversario del asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero y clamar por su pronta canonización.

Con velas encendidas en sus manos, pancartas con el rostro de Romero y otros sacerdotes asesinados, los feligreses salieron del céntrico parque Cuscatlán y, tras recorrer unos cinco kilometros, terminaron en la plaza El Salvador del Mundo, en el sector oeste capitalino.

"Monseñor Romero ya es un santo, por eso lo quiero ver en los altares. Quiero la pronta canonización de nuestro mártir", declaró a la AFP Miriam Pérez, una peregrina de 53 años.

Para Edín Martínez, del directorio de la Fundación Romero, lo "más importante" es que el venerado pastor "ya fue elevado a los altares por la gente, lo que hace falta es que la iglesia haga justicia y lo declare santo".

"La iglesia tiene una gran deuda con monseñor Romero, por eso creemos que la canonización no debe demorar", insistió Martínez.

La consigna que más se repitió durante la peregrinación fue "Romero vive".

Al anochecer del 24 de marzo de 1980, Romero fue asesinado por un francotirador de los escuadrones de la muerte ultraderechistas mientras oficiaba misa en la capilla del hospital para enfermos d cáncer La Providencia de San Salvador.Una comisión de la verdad creada por la ONU concluyó en 1993 que "existe plena evidencia" de que el mayor Roberto D'Aubuisson, fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), fallecido en febrero de 1992, fue quien "dio la orden de asesinar al arzobispo".El 28 de febrero, la iglesia local terminó la fase diócesana de un supuesto milagro de Romero, por lo que lo envió la documentación a Roma para su estudio.