El Salvador reorienta fondos para pagar la deuda de las pensiones

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, aparece en la pantalla grande en la retransmisión de su discurso en la sesión plenaria de la CELAFC en Bávaro, República Dominicana, el 25 de enero de 2017 (AFP/Archivos | Federico Parra)

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció la noche del viernes que reorientará casi 57 millones de dólares del presupuesto nacional para pagar una deuda al sistema de pensiones.

Los fondos que serán tomados de diferentes ministerios e instituciones del Estado, servirán para "cancelar las obligaciones previstas con el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP) y resolver el impago", aseguró el mandatario durante una cadena de radio y televisión.

Sánchez Cerén también anunció una reforma a la ley del FOP para que el Estado pase de tener de 25 a 50 años para poder pagar deudas que tiene con el sistema de pensiones por préstamos obtenidos.

El Congreso de El Salvador, sin los votos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), aprobó la noche del viernes la reforma a la ley del FOP y autorizó la transferencia de 56,6 millones de dólares del Ejecutivo para el pago de una deuda con el sistema de pensiones que debía cumplir el 7 de abril.

Debido a la falta de pago de esa deuda, las calificadoras de riesgo bajaron la categoría al país.

Sin embargo, el gobernante aseguró que con las medidas aprobadas este viernes "vamos a impedir que se contamine la deuda externa del sector público no financiero, (con) proveedores, empleados y servicios a la población".

El Salvador, según el mandatario, enfrenta una "compleja situación fiscal", que es fundamentalmente un problema de falta de acuerdos políticos, pero confió que mediante el diálogo se podrá alcanzar acuerdos.

Sostuvo además que el país requiere de una "reforma" al sistema de pensiones que brinde beneficios a los cotizantes jubilados y proporcione estabilidad a las finanzas del Estado.