Salvador Ramos: revelan los últimos mensajes de texto del atacante de Texas

·2  min de lectura

El tirador masivo de Uvalde, Texas, le dijo, momentos antes de la masacre, a una menor alemana con la que estaba chateando en línea que le disparó a su abuela en la cara y planeó atacar una escuela primaria.

Salvador Ramos, de 18 años, envió los mensajes de texto el martes justo antes de atrincherarse en un salón de clases en la Escuela Primaria Robb, donde mató a 19 estudiantes y dos profesores. El tirador finalmente fue asesinado por agentes de la Patrulla Fronteriza, pero no antes de que la policía que llegó al lugar ignorara los gritos de los padres desesperados que les pedían que ingresaran a la escuela.

En la comunicación por mensajes de texto, el tirador menciona a su abuela y dice que estaba “esperando a esta infeliz”. También dijo que tenía que esperar hasta que su abuelo se fuera antes de poder actuar.

Según el tirador, el incidente entre él y su abuela comenzó por un problema con su teléfono. En los mensajes de texto no quedó claro cuál fue ese problema, aunque otros informes sugieren que ellos estaban peleando porque Ramos no se graduó de la escuela secundaria ese año.

Lo que sí se sabe es que en algún momento de la discusión Ramos le disparó a su abuela antes de huir de la casa. La abuela del tirador llamó a la policía y luego fue hallada en estado crítico.

En otro mensaje de texto, le dice a la destinataria que “Voy a disparar a una escuela primaria”.

La destinataria de los mensajes de texto era una chica alemana de 15 años que había conocido en una aplicación. Según los informes, ellos habían chateado en FaceTime y compartido fotos, pero la menor nunca conoció al tirador.

Ambos habían estado charlando durante semanas antes del tiroteo. Un día antes del tiroteo, el atacante le dijo a la menor que había comprado municiones que se expanden cuando entran en un cuerpo, para causar daños masivos. Ella le preguntó para qué las iba a usar, a lo que él respondió: “Espéralo”.

La menor habló con CNN de manera anónima y dijo que la mayoría de sus conversaciones con el tirador parecían normales, aunque hubo algunas señales de alerta antes del día del ataque, incluido su aparente aislamiento.

“Cada vez que hablaba con él, nunca tenía planes con sus amigos”, le dijo a la cadena.

También dijo que se preocupó cuando el tirador le dijo que “arrojó gatos muertos a las casas de las personas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.