El Salvador, el primer país del mundo en aceptar el bitcóin como moneda legal

·5  min de lectura

ESTE MARTES El Salvador comenzó a utilizar el bitcóin como moneda de curso legal a la par del dólar, un polémico plan del presidente Nayib Bukele que arrancó con problemas en el sistema, reclamos, desconfianza y una fuerte caída en el precio de la criptomoneda.

En el Centro Histórico de San Salvador algunas personas se agolpaban en el cajero automático “punto Chivo”, que permite transacciones entre dólares y bitcoines mediante una aplicación en el teléfono celular que funciona como una billetera electrónica.

Pero la denominada “Chivo wallet” aún no estaba plenamente disponible tras una caída del sistema. “Ahorita, por el momento, los servidores no están para poder bajar la aplicación, pero nosotros estamos abiertos al público para cualquier duda”, dijo cerca del Parque Morazán Berenice González, gerenta de uno de los 200 puntos Chivo instalados por el gobierno en todo el país.

Unos metros más allá, en el Mercado Central, el comercio continuaba normalmente vía el dólar, moneda que hace 20 años adoptó este país.

También lee: La adopción del bitcóin en El Salvador, un punto de quiebre para Latinoamérica

Los vendedores pregonan la fruta y verdura en dólares. “¿Bitcóin? No”, dice una comerciante cuando un cliente le pregunta si lo acepta.

Tras cotizarse a media jornada sobre los 52,000 dólares en el mercado asiático, el precio del bitcóin sufrió un duro revés y se desplomó a 43,000 en los mercados europeos, aunque luego se recuperó hacia los 47,000.

El experimento, único en el mundo, presentó problemas en el arranque. “Por unos momentos no funcionará @chivowallet, la hemos desconectado mientras aumentamos la capacidad de los servidores de captación de imágenes”, escribió Bukele en Twitter, y pidió “un poquito de paciencia”. Horas después avisó que ya estaba disponible para dos de las tres plataformas de descarga.

El gobierno ya ha comprado hasta el momento 550 bitcoines, equivalente a unos 26 millones de dólares a precios actuales.

No te pierdas: ¿El bitcóin es demasiado grande para fracasar?

La billetera electrónica Chivo para los teléfonos celulares viene con un obsequio equivalente a 30 dólares en bitcoines para quien descargue la aplicación.

“La expectativa es poder depositar un dinero y, a la larga, si sube el bitcóin, voy a ganar. Y también para comprar (…) porque ya esto del bitcóin está en todo el país”, dijo optimista Raúl Martínez, trabajador de 51 años de una fábrica.

Entusiastas del bitcóin alardeaban el martes en redes sociales de haber comprado con la criptomoneda hamburguesas o pizzas en negocios de comida rápida en San Salvador. Aunque no usando los instrumentos del gobierno, sino a través de enlaces de terceros que ya existen en el mercado global.

Economistas y organismos como el Banco Mundial, el FMI y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) son escépticos sobre la adopción del bitcóin como moneda legal debido a su alta volatilidad.

Te interesa: ¿El bitcóin es una burbuja como los tulipanes holandeses?

“Es una apuesta enorme para el sistema de pagos del país dado que hacer transacciones en la divisa cuando el precio futuro es tan incierto es riesgoso”, estimó el martes Susannah Streeter, analista de mercados e inversiones de la compañía de servicios financieros Hargreaves Lansdown en Londres.

“Existe la preocupación de que tornándose un refugio bitcóin, el país que ya ha enfrentado problemas serios de corrupción atraiga el tipo incorrecto de inversiones de grupos criminales que buscan el anonimato”, añadió.

El gobierno asegura que el bitcóin estimulará la economía que, desde su dolarización, en 2001, ha estado estancada con una media de crecimiento entre el 2 y 4 por ciento. En 2020 se contrajo un 7.9 por ciento en medio de la pandemia del covid-19. Se proyecta que este año crezca más de 9 por ciento.

“No la queremos porque esa moneda nos va a venir a afectar en grande. Uno en el campo vende fruta, ¿y cómo vamos a hacer para maniobrar el dinero? Ese bitcóin no lo queremos”, dijo la campesina Rosa Martha Pérez, de 68 años, durante una protesta en el centro de la capital que congregó decenas de ciudadanos.

Te recomendamos: La gigantesca apuesta de China por el blockchain

El gobierno asegura que la medida contribuirá a la bancarización de la población y evitará la pérdida de unos 400 millones de dólares de comisiones por las remesas que los salvadoreños envían desde el extranjero a través de entidades financieras. Los envíos de la diáspora de unos dos millones de salvadoreños representan el 22 por ciento del PIB salvadoreño.

El gobierno de Bukele, que cuenta con una amplia mayoría en el Parlamento, dispuso de 203 millones de dólares del presupuesto para su plan, que respalda la convertibilidad automática de bitcóin a dólar.

Una reciente encuesta de la Universidad Centroamericana (UCA) reveló que siete de cada diez salvadoreños están “en desacuerdo o muy en desacuerdo” con el uso del bitcóin y prefieren el dólar. Sin embargo, la popularidad del gobernante supera el 80 por ciento, según la misma universidad.

Bukele, un millennial de 40 años que suele aparecer en público con una gorra de beisbol con la visera hacia atrás e interactuar con influencers en redes sociales, ha capitalizado el descontento contra los partidos tradicionales Arena (derecha) y FMLN (exguerrilla, izquierda), varios de cuyos miembros están procesados por corrupción.

La semana pasada, una sala de la Corte Suprema nombrada por el Congreso afín a Bukele dio luz verde para que el mandatario pueda postular a una reelección. Su gobierno actual comenzó en 2019 y culmina en 2024. N

—∞—

Con información de AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.