El Salvador: ONG rechazan ley de agentes extranjeros

·4  min de lectura

SAN SALVADOR (AP) — Organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos expresaron el miércoles su rechazo a Ley de Agentes Extranjeros que promueve el gobierno salvadoreño porque aseguran que busca silenciar las voces críticas.

El presidente Nayib Bukele pidió al Congreso que apruebe esa norma para impedir que personas naturales o jurídicas, partidos u organizaciones de la sociedad civil reciban donaciones de extranjeros para lo que se consideren actividades políticas contra su gobierno. La iniciativa surgió luego de que el gobierno de Bukele acusara a financistas extranjeros de patrocinar las marchas de protesta en contra de su gobierno.

El director ejecutivo de la ONG Acción Ciudadana, el abogado Eduardo Escobar, dijo a The Associated Press que el objetivo “es aplacar las voces críticas de las organizaciones de la sociedad civil”.

Por su parte, el diputado César Reyes, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), afirmó en una reunión de la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso que estudia la iniciativa de ley que con ésta el gobierno pretende “socavar nuestra democracia y poner cadenas a las organizaciones de la sociedad civil que defienden el Estado de Derecho, la transparencia y combaten la corrupción”.

A su vez, la diputada Anabel Bellos, del izquierdista Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional (FMLN), sostuvo en Twitter que el gobierno Bukele no busca transparentar los recursos de las organizaciones, “sino menoscabar su trabajo, su denuncia a los constantes abusos, violaciones a la Constitución y aspiración es dictatoriales”

En respuesta, el ministro de Gobernación, Juan Carlos Bidegain, dijo al reunirse con los diputados que estudian la propuesta que “la ley nos permitirá defender la soberanía y la dignidad del país". Agregó que, además, se creará el Registro de Agentes Extranjeros como una nueva dirección del Ministerio de Gobernación a la que se deberán de inscribir todos los sujetos en virtud de la nueva ley.

La ley prohíbe que las organizaciones que reciban donaciones de un emisor extranjero realicen actividades para fines políticos u otros con el objetivo de alterar el orden público, o que pongan en riesgo o amenacen la seguridad nacional, la estabilidad social y política del país. Con la nueva normativa, los sujetos obligados por la ley no podrán usar las donaciones para financiar actividades no declaradas previamente, o que no correspondan con los fines y objetivos establecidos en el instrumento de constitución o estatutos. Señala que, por cada transacción financiera, desembolso, transferencias o cualquier otro y que sea proveniente de fondos del donante extranjero, aplicará un impuesto del 40%.

El jefe de la bancada del partido oficialista Nuevas Ideas, Christian Guevara, afirmó que hay ONG que usaron fondos internacionales para financiar marchas en contra del presidente Bukele. “Nosotros vamos a hacer lo que países de primer mundo hacen, no lo que los países del primer mundo nos dicen”, añadió.

El presidente Bukele aclaró en su cuenta de Twitter que: “El impuesto no aplica para donaciones a programas y proyectos sociales, sino ÚNICAMENTE a las actividades políticas que se realicen a solicitud de un agente extranjero”.

Escobar dijo que no están en contra de la trasparencia y que todos los años entregan a Gobernación el estado financiero. “El punto es que el gobierno quiere apoderarse de parte del dinero que las organizaciones reciben” con la intención que la cooperación internacional ya no financie a las organizaciones porque tiene un costo elevado.

Después de que el Congreso controlado por el partido Nuevas Ideas removió de sus cargos a los jueces de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y el fiscal general, y eligió y juramentó a los nuevos funcionarios, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) retiró el apoyo de asistencia a cuatro instituciones del gobierno de Bukele y anunció que esos fondos se entregarán a grupos de la sociedad civil.

Recientemente Bukele criticó que Estados Unidos destine 300 millones de dólares de ayuda a organizaciones no gubernamentales de El Salvador, Guatemala y Honduras, por considerar que algunos grupos que reciben esa ayuda en el país forman parte de la oposición a su gobierno.

“Que diría el Gobierno de los Estados Unidos si nosotros financiáramos a su oposición política? Porque eso es lo que hacen esas ONG y eso todo el mundo lo sabe”, escribió en su cuenta oficial de Twitter.

La encargada de negocios de la embajada estadounidense, Jean Manes, dijo recientemente que las relaciones entre su país y la nación centroamericana atraviesan un momento muy complicado y aunque quieren mantener una situación favorable con el gobierno el presidente Bukele, no pueden mirar a otro lado cuando ven un declive en la democracia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.