El Salvador habilita albergue y refuerza fronteras por coronavirus

Por José Cabezas
Un representante de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador (PDDH) habla con un oficial de seguridad en una instalación donde viajeros fueron puestos en cuarentena por el coronavirus, en Tierra Blanca

Por José Cabezas

SAN SALVADOR, 12 mar (Reuters) - Un grupo de personas fue enviado a un albergue para cumplir con una cuarentena impuesta por el Gobierno, que busca evitar el ingreso del coronavirus, mientras que otro grupo esperaba para ingresar al país tras evaluaciones médicas, informaron el jueves las autoridades.

Pese a que no se ha brindado una cifra oficial, decenas fueron retenidos por las autoridades para evaluar su estado de salud y descartar que sean portadores de virus, dijo un testigo de Reuters.

Las personas fueron trasladadas en autobuses desde el aeropuerto internacional San Óscar Arnulfo Romero, en las afueras de la capital, y diversos puestos fronterizos hacia el refugio situado en Jiquilisco, en el sureste del país, mientras eran custodiados por policías y militares.

No quedó inmediatamente claro si entre el grupo había extranjeros o casos sospechosos de portar coronavirus, un brote surgido en China a fines del año pasado, que ha infectado a más de 129,000 personas en todo el mundo y ha cobrado la vida de unas 4,700, la gran mayoría en China continental.

"En el albergue (...) no permiten el ingreso de personas externas y evitan que las personas que se encuentran bajo observación médica salgan del lugar, sin previa autorización del Ministerio de Salud", dijo el subinspector de la Policía, Celio Cruz, citado en un comunicado.

La instalación, una especie de varios cobertizos con paredes de ladrillos, tiene capacidad para albergar a 864 personas y fue creada en 2013 para atender a víctimas de emergencias y desastres. El Salvador no registra casos confirmados ni sospechosos de coronavirus.

Afuera del recinto, frente a una puerta de rejas, una decena de familiares intentaban conocer la situación de sus parientes que fueron llevados en medio del hermetismo.

"Él no sabía del anuncio del presidente Bukele (de) que iba a poner en cuarentena a todo el país, entonces se encontró con la sorpresa que no lo iban a dejar pasar", dijo José Amaya, un albañil de 30 años, que esperaba hablar con su hermano Marcos, quien llegó el jueves desde Estados Unidos.

El miércoles, Bukele ordenó una "cuarentena nacional" por 30 días. La medida implica la suspensión de clases, la restricción de "aglomeraciones de personas" y la prohibición de entrada a extranjeros no residentes en el país.

Mientras tanto, agentes policiales y migratorios también montaban guardia en las fronteras del país para no permitir el ingreso de extranjeros.


(Escrito por Nelson Rentería; Editado por Diego Oré)