Salud y petróleo, datos erróneos y falsos de los spots de AMLO en su cuarto informe de gobierno

·3  min de lectura

En el “proyecto de nación” que Andrés Manuel López Obrador firmó antes de ser electo presidente de la República, prometió construir al menos dos refinerías que procesarían 300.000 barriles diarios de petróleo al día. En junio, el mandatario inauguró la primera refinería inconclusa que, además, no tiene una fecha clara para comenzar con la producción de combustibles.

“Ya no vamos a comprar las gasolinas y el diésel en el extranjero: se va a producir en México y no va a aumentar el precio de los combustibles”, dice López Obrador frente a la refinería de Dos Bocas de la que apenas se inauguraron las oficinas, aunque en el spot asegura que “ya se construyó”.

Los datos que ofrece el anuncio no son del todo correctos, pues, si bien las 6 refinerías existentes han recibido inversión para su rehabilitación, ésta no incluye un mejoramiento en sus procesos.

En 2021, sólo el 2,6 por ciento de la refinación de petrolíferos resultó en gasolinas, mientras que poco más del 30 por ciento fue combustóleo. Éste último implica pérdidas millonarias para Pemex y en una gran afectación para el medio ambiente pues es altamente contaminante.

Datos de la EIA (Administración de Información Energética) del año pasado muestran que un galón de gasolina tenía un precio de 3,39 dólares, mientras que el de un galón de combustóleo residual costaba menos de 2 dólares.

Por su parte, entre enero y noviembre del 2021, la demanda promedio de gasolinas en el país ha rondado los 564.700 barriles diarios, más del doble de los 230.900 barriles diarios promedio que produjo durante ese mismo periodo, sin embargo, previo a la pandemia de covid-19, la demanda de gasolinas ascendía a 720.200 barriles diarios.

Aún con las refinerías actuales trabajando a su total capacidad, sólo podrían producir 564.700 barriles diarios de gasolina. Según los especialistas, no puede sumarse aún la producción de la refinería de Deer Park, pues ya está comprometida hasta el 2025.

“Levantar” el sistema de salud pública

“Ahora que ya pasó la pandemia, afortunadamente, estamos dedicados a levantar el sistema de salud pública. Atención médica y medicamentos gratuitos”, dice el noveno de más de una decena de anuncios.

Es importante destacar que México está saliendo de lo que el propio subsecretario Hugo López-Gatell llamó la “quinta ola” de la pandemia y que no han dejado de morir personas todo los días a causa de la enfermedad, por lo que no se puede afirmar que “ya pasó”.

En cuanto al tema del sistema de salud pública, éste enfrenta desde el 2019 la peor crisis de desabasto de medicamentos que, según el analista Xavier Tello, comenzó con la decisión de centralizar la totalidad de las compras del gobierno federal en la Oficialía Mayor de Hacienda, cuyo desconocimiento en el tema llevó a suspender los contratos de distribución vetando a las empresas mediante un decreto que, posteriormente, fue declarado ilegal.

Además, la dependencia estableció en las bases de las licitaciones muchas condiciones cuyo cumplimiento era excesivamente oneroso o imposible, lo que llevó a los fabricantes a abstenerse de participar. El resultado, el fracaso del proceso de compras consolidadas del 2019 y el desabasto de las farmacias de las instituciones públicas.

En noviembre del año pasado, las quejas por la falta de insumos, que no se limita a los medicamentos, en los hospitales y clínicas del país llevó a un desencuentro entre el presidente y su secretario de Salud, Jorge Alcocer.

“Tenemos que terminar de resolver el problema del abasto de los medicamentos. Esto es para Juan Ferrer (titular del INSABI), esto es para el Doctor Alcocer. Yo no quiero escuchar de que faltan medicamentos, y no quiero excusas de ningún tipo. No podemos dormir tranquilos, si no hay medicamentos para atender enfermos”, dijo en una conferencia desde Colima.

Sin embargo, hasta hoy, el problema no se ha resuelto.