La salud mental de hispanos en Florida ha sido golpeada en medio de la pandemia. Doctor revela señales de alerta.

Ingrid Cotto, Orlando Sentinel
·6  min de lectura

Tras un año de batalla contra la COVID-19, el impacto emocional de la pandemia está llevando a más personas a buscar atención de salud mental, advirtió el Dr. Luis Allen, psiquiatra de AdventHealth, una de las principales entidades hospitalarias en Florida Central.

“A veces lo equiparamos con lo que vemos en tiempos de guerra”, dijo Allen, director del Behavioral Health Center en AdventHealth Orlando. “Ahora la guerra está llegando a su fin, todavía no hemos llegado, así que no podemos bajar la guardia, y ahora es cuando estamos empezando a ver salir a la superficie más de las consecuencias de lo que hemos vivido durante el último año”, detalló Allen en una conferencia.

Entre los hispanos, la ansiedad es el efecto más prevalente que ha visto en los últimos meses, aseveró el galeno panameño quien labora en las unidades de emergencia y unidad de siquiatría. “Síntomas de ansiedad que están a veces manifestados con ataques de pánico o simplemente que la gente se siente muy nerviosa, muy ansiosa al punto que no puede dormir. A veces no puede comer”, explicó Allen.

Aproximadamente una quinta parte de los adultos estadounidenses (21%) están experimentando altos niveles de angustia psicológica, según un estudio del Centro de Investigaciones Pew.

Los más afectados, según el sondeo, son quienes han visto sus finanzas en estado crítico a causa de la pandemia (34%) y quienes han visto amenazada su salud personal (28%). Ese grupo expresó sentir altos niveles de angustia, informó Pew.

Las preocupaciones sobre la salud personal y las amenazas financieras de la pandemia están asociadas con altos niveles de angustia psicológica, según el reporte.

“Esto ha ocurrido mayormente ha sido porque ya está comenzando con la falta de recursos, la falta de servicios disponibles para salud mental y si eso está en déficit desde un principio entonces con un un evento que ha ocurrido como este ha puesto a muchas persoans que ya estaban a riesgo esto ha causado que tengan manifestaciones de problemas mentales”, detalló Allen.

A medida que la reactivación económica se incrementa, trabajadores regresarán a sus rutinas, en algunos caos sin espacio para atender el impacto emocional de la pandemia.

Hay que estar alerta a los síntomas

Pero Allen instó a no bajar la guardia ante los golpes emocionales de la crisis de salud. “El síntoma de alerta que yo siempre recomiendo es si hay cambios en los patrones de sueño. Si la persona no está durmiendo sus horas regulares. Si está teniendo problemas para ir a dormir o despierta en medio de la noche o se despierta muy temprano eso es un problema”, destacó.

“Usualmente ese es el primer síntoma que la persona comienza a tener. Después de eso puede tener cambio de apetito, también puede tener cambios de la personalidad y si usted está notando que la familia o amigos le dicen, ‘usted no es la misma persona, está un poco más irrutable’, entonces tome esa advertencia en serio porque eso puede ser indicación de que está comenzando a tener problemas de salud mental”, explicó Allen.

La cantidad de personas que buscan asesoramiento sobre telesalud en IMPOWER, una organización comunitaria sin fines de lucro que brinda servicios de salud conductual, aumentó un 96% durante el año pasado, dijo Anna Kesic, presidenta y directora ejecutiva de IMPOWER, quien se unió a Allen en la sesión informativa matutina.

“No estás solo”, dijo Kesic. “Hay mucha gente que está experimentando esos mismos problemas. Si se cae y se rompe el pie, buscará ayuda ... Póngase usted primero. Si no se siente bien, hable con alguien al respecto“.

La proporción del público que experimenta angustia psicológica ha disminuido ligeramente desde marzo de 2020, pero sigue siendo elevada entre algunos grupos de la población, de acuerdo a datos de Pew.

Al respecto, Allen y Kesic expresaron una preocupación específica por las personas mayores, que a menudo han estado aisladas durante los últimos 12 meses, así como por los niños que han experimentado interrupciones escolares.

Los jóvenes han sido un grupo de especial preocupación durante la pandemia para los profesionales de la salud mental, y los adultos jóvenes se destacan en la encuesta de Pew por exhibir niveles más altos de angustia psicológica que otros grupos de edad.

En cuanto a los adultos de 18 a 29 años, las mujeres (36%) y las personas con ingresos más bajos (39%) son especialmente propensas a estar en el grupo de mayor angustia, reveló el sondeo.

En este grupo de edad, a los solteros les va peor que a los casados (35% frente a 23% experimentaron altos niveles de angustia, respectivamente).

Si bien se espera que continúe la necesidad de apoyo para la salud mental, el número de pacientes hospitalizados con la COVID-19 en los hospitales AdventHealth en Florida Central continuó disminuyendo esta semana, indico la organización.

Allen dijo que era una buena señal, aunque la gente debe seguir tomando precauciones como usar máscaras, lavarse las manos y mantenerse socialmente distante.

Si necesitas ayuda o conoce a alguien que necesita ayuda, los expertos recomiendan no titubear y hacerlo de inmediato. Según MentalHealth.gov, “las personas a menudo no reciben los servicios de salud mental que necesitan porque no saben por dónde comenzar”. Lo primero que debe hacer es hablar “con su médico de atención médica primaria u otro profesional de la salud sobre problemas de salud mental. Puede pedirles que lo conecten con los servicios de salud mental correctos”, dicen.

Si no tiene un profesional de la salud que pueda ayudarlo, existen recursos para encontrar ayuda para ti, tus amigos, tsu familia o tus alumnos:

Servicios médicos de emergencia—911

Si la situación puede poner en riesgo una vida, obtén la ayuda de emergencia inmediatamente llamando al 911, disponible las 24 horas del día.

Línea Nacional de Prevención del Suicidio

Llama al 1-800-273-TALK (8255) o usa el servicio de Charla por internet en vivo

Si tú u otra persona tiene tendencias suicidas o está pasando por un momento de angustia emocional, comunícate con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio. Los trabajadores capacitados para lidiar con crisis están disponibles para hablar las 24 horas, los 7 días de la semana. Tu llamada gratuita y confidencial será dirigida al centro de crisis más cercano de la red nacional de líneas de ayuda. Estos centros proporcionan asesoramiento en caso de crisis y derivaciones de salud mental.

Línea de ayuda para derivaciones de tratamientos de SAMHSA

Llama al 1-877-SAMHSA7 (1-877-726-4727)

Obtén información general sobre salud mental y encuentra servicios de tratamiento en tu área. Están disponibles lunes a viernes, de 8 a.m. a 8 p.m. EST.

*Ingrid Cotto es reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.