La salud de la líder opositora Khaleda Zia empeora sin opciones de tratamiento en Bangladesh

·3  min de lectura

Dacca, 29 nov (EFE).- La salud de la líder de la oposición de Bangladesh y ex primera ministra, Khaleda Zia, se ha deteriorado durante las últimas semanas, mientras su partido denunció este lunes que a pesar de que requiere atención médica urgente en el extranjero, el Gobierno ha rechazado la petición de la política.

La ex mandataria de 76 años de edad, rival de la actual primera ministra, Sheikh Hasina, ha sido diagnosticada con cirrosis hepática, además de sufrir durante las últimas dos semanas una grave hemorragia interna, según informaron sus médicos.

"Aquí no tenemos los medios ni la tecnología necesaria para controlar y detener nuevas hemorragias", dijo a última hora del domingo en una rueda de prensa el jefe del equipo médico que atiende a Zia, Fakhruddin Mohammad Siddiqui.

Según el médico, el tipo de tratamiento que Zia requiere solo está disponible "en algunos centros avanzados de EE.UU., Reino Unido, y Alemania".

La presidenta del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) se encuentra en libertad gracias a una medida humanitaria por razones de salud, concedida el pasado marzo por el Gobierno de Hasina, que además suspendió sus sentencias de cárcel en dos casos de corrupción, con la única condición de que se quedaran en casa y no saliera del país.

Su hijo mayor, Tarique Rahman, exiliado en Londres desde 2008 y sobre el que también pesan condenas similares, es el presidente interino del partido en ausencia de su madre.

Zia ha estado en un hospital de Dacca desde el pasado 13 de noviembre, solo cinco meses después de recuperarse del coronavirus.

Su partido, el BNP, ha estado exigiendo al Gobierno que dé libertad plena a Zia y le permita viajar para recibir tratamiento.

"Es una venganza política (...) la intención de la primera ministra es clara. Quiere que la presidenta del BNP sufra", dijo este lunes a Efe Khandaker Mosharraf Hossain, miembro del Comité Permanente del máximo órgano de formulación de políticas del BNP.

"El Gobierno puede permitirle viajar fácilmente al relajar o retirar las condiciones de su liberación", añadió.

La familia de la líder opositora también hizo un llamamiento al Gobierno a que relaje las condiciones de su liberación.

Pero el ministro de Justicia, Anisul Huq, declaró la semana pasada que Zia debía regresar a la cárcel y presentar una nueva solicitud para que se considere la apelación de la familia.

Algunos analistas opinan que con este panorama es poco probable que Zia vuelva a la arena política y "lance un desafío al Gobierno", aseguró hoy a Efe el ex profesor de ciencias políticas de la Universidad de Dacca, Ataur Rahman.

"Pero el BNP como partido político siempre seguirá siendo un desafío", anotó.

Zia fue condenada en 2008 a cinco años de cárcel por malversación de unos 200.000 dólares en fondos destinados a un orfanato.

El Tribunal Superior duplicó su sentencia de cinco a diez años en octubre de 2018 tras una apelación de la agencia anticorrupción del país, a lo que se sumó otra pena a siete años también por corrupción.

El BNP y la Liga Awami se han turnado en el poder desde 1991, excepto por un breve período de gobierno militar entre 2006 y 2008.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.