La salud de Carlos Menem: tuvo una arritmia severa y su estado es delicado

José María Costa
·2  min de lectura

A tres días de haber sido internado por una infección urinaria, el expresidente y actual senador Carlos Menem sufrió una complicación coronaria y continúa internado en la unidad de terapia intensiva de la clínica Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo.

Las primeras versiones médicas indicaron ayer a LA NACION que Menem sufrió una "arritmia severa" y que pudo ser estabilizado, pero su estado de salud es "delicado".

"Dentro de su cuadro, por la edad y complicaciones, está estable y continúa en terapia intensiva", explicaron fuentes con acceso al tratamiento y seguimiento que se hace de la salud de quien fuera presidente entre 1989 y 1999.

Cristina Kirchner: "Los ministros que tengan miedo o no se animan que vayan a buscar otro laburo"

Horas más tarde, desde el entorno del doctor Luis De La Fuente, médico de cabecera y amigo personal del exmandatario, indicaron a este medio que la arritmia ventricular se produjo el jueves por la noche y que el expresidente pudo ser estabilizado aunque continúa muy débil.

Nuevo parte médico

Mientras tanto, anoche se conoció un nuevo parte de salud que menciona una "leve mejoría", pero que seguirá internado.

Torpezas en la periferia del mundo. Por Francisco Olivera

"En la fecha sufrió una arritmia cardíaca, produciéndosele además una afección pulmonar, encontrándole liquido en los mismos. En estos momentos se encuentra compensado clínicamente y evidencia una mejoría, motivo por el cual se le retiró la mascarilla de oxígeno", decía el parte.

Las palabras de Zulemita

En tanto, a minutos de conocerse la noticia, su hija Zulemita escribió: "Papá esta luchándola, estamos acompañándolo. Somos creyentes y nos encomendamos a Dios todo poderoso".

En la clínica Los Arcos, junto a Zulemita se encuentran su hermano Carlos Nair y a su madre Zulema Yoma.

El expresidente ya tuvo tres internaciones previas en los últimos meses. La última fue a fines de julio de este año. La primera internación de este año fue en el Instituto del Diagnóstico donde, por presentar síntomas similares al coronavirus, le hicieron el test, que dio negativo. Eso ocurrió el 13 de junio, como consecuencia de un cuadro de neumonía severo, del cual fue dado de alta.

El exmandatario volvió a internarse tan solo 27 días después de abandonar la clínica, donde había estado por más de 20 días. "Está cansado por los casi 25 días que estuvo internado. Ahora tiene que rehabilitarse y demás, pero está bien, gracias a Dios", había contado el 3 de julio su hija Zulemita.

El exmandatario cumplió 90 años el 2 de julio pasado.

Informe de Silvia Stang