La salud Andrés García y los daños que causan las sobredosis

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- Andrés García habría sufrido una sobredosis de cocaína que complicó su estado de salud, de acuerdo con lo declarado por su esposa Margarita Portillo.

Esto fue revelado gracias a una prueba de antidoping que le practicaron al actor luego de que fue hallado en pésimas condiciones, por lo que fue trasladado al hospital donde revelaron que iba bajo los efectos de una sobredosis.

¿Qué pudo haber experimentado Andrés García que permitió saber que iba bajo los efectos de una sobredosis?

De acuerdo con un artículo publicado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés), una sobredosis ocurre cuando una droga causa efectos secundarios graves y síntomas que ponen en peligro la vida.

Las reacciones en el cuerpo por el consumo de esta droga pueden varíar según la cantidad de sustancia que se encuentre en el organismo.

Algunos de los efectos son: pánico, agitación, insomnio, alucinaciones, temblores, convulsiones, aumento de la frecuencia cardíaca y la tensión arterial, que pueden causar la muerte, de acuerdo con el manual de Merk.

"La cocaína es una droga simpaticomimética con propiedades estimulantes y euforizantes del sistema nervioso central. Las dosis altas pueden causar pánico, síntomas similares a la esquizofrenia, convulsiones, hipertermia, hipertensión, arritmias, accidente cerebrovascular, disección aórtica, isquemia intestinal e infarto de miocardio", se lee en el artículo.

Asimismo, se describe que los pacientes que inhalan cocaína pueden desarrollar un síndrome pulmonar agudo con fiebre, hemoptisis, e hipoxia, que puede progresar a insuficiencia respiratoria.

Además, según datos del manual, alrededor del 25% (o más) de los consumidores de cocaína cumplen con los criterios de abuso o dependencia.

En el caso de los efectos del fentanilo, según el documento de los NIH, van desde afecciones en la respiración lo que genera hipoxia y esta a su vez conduce a un coma o la muerte.

"La respiración se puede hacer muy lenta o detenerse por completo. Esto puede reducir la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, lo que se conoce como hipoxia. La hipoxia puede llevar a un estado de coma y causar daños permanentes en el cerebro; también puede causar la muerte", se describe.