Saltamontes robotizados para detectar bombas y salvar vidas humanas

Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington en San Luis (Estados Unidos) ha realizado un estudio con saltamontes a los que han colocado una serie de electrodos para utilizar su capacidad olfativa a la hora de detectar explosivos. El resultado, publicado por la revista científica bioRxiv y recogido por El Confidencial, ha sido positivo aunque aún haya que continuar haciendo más pruebas.

"El olfato de los insectos para sentir químicos está extremadamente bien desarrollado. Pueden detectar un pequeño olor en su entorno en solo unos cientos de milisegundos”, ha señalado Barani Raman, ingeniero biomédico de la mencionada universidad, en declaraciones a New Scientist.

Según explican en El Confidencial, las neuronas de los insectos que reciben la información procedente del olfato se encuentran en las antenas y son capaces de detectar olores químicos en el aire. Cuando lo hacen, envían una señal eléctrica a una zona del cerebro llamada lóbulo antenal, donde fueron instalados los electrodos.

El saltamontes es una especie que cuenta con alrededor de 50.000 de esas neuronas y lo que han hecho los científicos ha sido ponerlas a prueba soplándoles vapores de diversas sustancias. Unas explosivas y otras, no.

Los datos recogidos por esos electrodos demostraron que había unas neuronas que se activaban al detectar el olor a explosivos y que la lectura de esas señales era válida a la hora de poder saber enviando saltamontes a una zona si allí habría sustancias explosivas o no.

Uno de los problemas que se encontraron fue la limitación de movimientos de los ejemplares usados en los test. El peso de las mochilas que cargaban con los sensores para poder grabar las señales y transmitirlas les obligó a colocarlos sobre unas plataformas dirigidas a distancia.

El otro es que las pruebas se realizaron en un entorno controlado y no se ha puesto aprueba la eficacia de este sistema de detección olfativa en un ambiente con varios olores, como ocurriría en una situación real, por lo que es necesario seguir avanzando con la investigación.

En cuanto a los resultados, los investigadores descubrieron que estos son más fiables en equipo. Un solo saltamontes arroja una fiabilidad del 60%; mientras que siete de ellos aciertan en un 80% la presencia de explosivos.

Más historias que te pueden interesar:

Los investigadores les colocaron electrodos para obtener su lectura neuronal al oler los explosivos. (Foto: Getty Images)