En Salta: una ingeniera pide que reconozcan a su perra enferma como parte de su familia para hacer home office y así cuidarla

·2  min de lectura
La ingeniera Silvia Coletti y Dharma forman una familia multiespecie
La ingeniera Silvia Coletti y Dharma forman una familia multiespecie - Créditos: @Redes sociales

Una ingeniera agrónoma que trabaja en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en Salta, pide ante la Justicia que se reconozca a su perra salchicha como integrante no humana de su familia luego de que sus superiores le negaran una licencia para cuidar al animal, que se encuentra muy enfermo.

Silvia Coletti, quien vive sola con su perra Dharma, solicitó al INTA una licencia o poder realizar sus tareas en la modalidad home office y así atender al que considera es el único miembro de su familia. Debido a la negativa que recibió, ahora le pide a la Justicia que se revea el lugar de las mascotas en el seno familiar.

Dharma, que tiene 9 años, requiere cuidados constantes y especiales ya que sufre de hipertiroidismo y un problema renal, por lo que tiene comprometidos los riñones y el páncreas.

“Ella ahora está bien; se trata de una medida preventiva para que en el caso de urgencia y extrema necesidad pueda disponer de hacer trabajo domiciliario para atenderla o tomar licencia, como cualquier hijo humano cuando tiene un problema grave”, explicó.

“En el trabajo tenemos aún legislaciones antiguas y no se ha aggiornado la incorporación la familia multiespecie, por tanto la nota que se ha elevado fue una devolución del trámite diciendo que en el convenio colectivo de trabajo no figura nada”, detalló ayer Silvia a Cadena 3.

Asimismo explicó que la posibilidad de que desarrolle sus tareas en remoto es viable ya que hace un trabajo puramente intelectual, no de campo. “Puedo hacer home office, llevar a Dharma a las internaciones y hacerle el seguimiento”, dijo.

Por otra parte, agregó: “Se trataba de un pedido de manera preventiva: que en caso de urgencia o necesidad yo pudiera disponer de hacer trabajo domiciliario para atenderla o tomar una licencia como cualquier empleado cuyo hijo humano tenga un problema de salud grave”.

Para acompañar su reclamo con argumentos legales, Silvia se asesoró con organizaciones especializadas en derecho animal, con tres abogadas laborales y con un especialista en derecho constitucional.

El antecedente en Salta

En 2012, en la provincia de Salta, Natalia Sánchez se convirtió en la primera mujer avalada por la Justicia como “madre multiespecie” y tutora legal de un perro callejero que había sido herido de gravedad cuando unos estudiantes arrojaron un petardo que terminó impactando en su hocico.

“Me presenté como abogada y madre de Dardo, y la jueza Silvia Bustos Rallé me reconoció como tal. Eso consta en el expediente, convirtiéndome en el único caso de este tipo en el país”, había dicho. Gracias a eso consiguió que los estudiantes fueran condenados a realizar tareas comunitarias y a generar una mayor conciencia de los derechos de los animales como “seres sintientes”.

Ahora, Silvia es quien espera que la Justicia reconozca que Dharma es parte de su familia y que tiene el derecho de ser cuidada como si fuera su hija.