Salta: analizarán en las próximas horas la caja negra del helicóptero de Jorge Brito

Belisario Sangiorgio
·2  min de lectura

SALTA.- Aproximadamente a las 17.30 de este viernes, el helicóptero Eurocopter Ecureuil matrícula LV-FQN sufrió un accidente en el que murieron el banquero Jorge Brito y el copiloto Santiago Beaudean. Tal como puntualizaron fuentes judiciales, el hecho ocurrió mientras sobrevolaban el río Juramento, en los alrededores del dique de Cabra Corral, ubicado a una hora de esta ciudad capital.

Desde el Ministerio Público Fiscal de Salta (MPFS) confirmaron a LA NACIÓN que, cuando terminaba la tarde, una delegación de investigadores judiciales -encabezada por los fiscales Ana Salinas Odorisio y Gustavo Torres Rubelt- trabajaba en el lugar del accidente en conjunto con investigadores federales.

En esa línea, fuentes del Ministerio Público Fiscal de la Nación (MPF) dijeron a este medio que "la Administración Nacional de Aviación Civil informó que la aeronave siniestrada tiene caja negra, por lo que se espera que en las próximas horas arribe a esta ciudad, procedente de Córdoba, personal" de la Junta de Seguridad en el Transporte.

Además, detallaron: "El helicóptero presentaba un plan de vuelo que, en principio, estaría firmado por el empresario Jorge Brito, en calidad de piloto, con un acompañante, llamado Santiago Beauden". El banquero viajaba hacia el interior de la provincia luego de reunirse con el gobernador Gustavo Sáenz.

Según señalaron fuentes policiales, el llamado de alerta fue realizado por un grupo de personas que estaba en la zona de prácticas de deportes extremos donde se estrelló el helicóptero. Estos deportistas fueron quienes encontraron los cuerpos sin vida.

También se informó oficialmente que Brito viajaba hacia el interior de la provincia luego de reunirse con el gobernador Gustavo Sáenz.

Desde el Ministerio de Seguridad de Salta advirtieron que el accidente se habría producido por el impacto de la aeronave, que realizaba un vuelo rasante y chocó contra un cable de tirolesa dispuesto para la práctica de deportes extremos, en el punto donde el río Juramento se une con el dique de Cabra Corral. "A partir de la intervención de la Administración Nacional de Aviación Civil en la investigación podremos saber si cumplieron o no con las normas de vuelo", añadieron.

En el lugar trabajan policías de las divisiones Vial, Lacustre, 911 y de la dependencia policial de Coronel Moldes, junto con federales de la Sección Núcleo de Gendarmería Nacional y del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF).