Salma Hayek vivió experiencias paranormales en su casa de Londres

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- En esta temporada donde las historias de fantasmas y sucesos paranormales suelen salir a la luz, recordamos cuando la actriz y empresaria mexicana Salma Hayek reveló que vivió tétricas experiencias en su mansión en Londres, pues como si se tratara de una novela del mismísimo Stephen King, las puerta y ventanas se abrían solas y melodías sonaban dentro de la casa de forma inexplicable.

La protagonista de "Eternals" fue invitada este año al programa de la reconocida conductora "The Ellen DeGeneres Show", en donde ésta última cuestionó a la actriz sobre las extrañas experiencias en su hogar.

Fue entonces que Salma, aunque reconoció que la lujosa mansión ya no está tan embrujada como antes, se seguían sintiendo presencias paranormales.

"No quiero que la gente que trabaja (conmigo) me deje. Pero definitivamente no es como antes. No vi (fantasmas), pero el guardaespaldas ya no quería trabajar más ahí porque el piano tocaba solo", expresó.

De acuerdo con la versión, Salma se percató que las luces se prendían y apagaban solas, además que notó el movimiento de las ventanas.

La historia no sólo fue sustentada por la actriz, ya que su hija Valentina, quien se encontraba en el público, agregó que le "ha tocado ver lo peor: 'He visto cosas reales. Lo más feo que me ha tocado es que vi a los fantasmas dos veces'", confesó.

Los sucesos que pasaban en la casa llevaron a Hayek a contratar a una médium, es decir una especialista en asuntos paranormales quien le ayudó para que la casa dejara de tener "tantos espíritus". La experta le diría que en la casa ronda una monja.

"Comienza a recorrer las habitaciones y dice 'hay una anciana aquí y un niño'", agregó, posteriormente le dijo: "Es una monja, ¿sabes qué la encontré haciendo? Estaba rezando", recordó.

Aunque el médium supuestamente encontró 10 fantasmas, la actriz dijo que actualmente "solo quedan dos", mientras que Valentina aseguró que aún hay más espíritus que rondan el lugar.