Salió a la luz un boceto de Cristo que habría sido dibujado por Leonardo

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura

ROMA.- Annalisa Di Maria, experta en Leonardo da Vinci (1452-1519), no tiene dudas: coleccionistas de la ciudad de Lecco, al norte de Italia, guardan en su caja fuerte un dibujo que no es otra cosa que un boceto de Cristo realizado nada menos que por el gran genio del Renacimiento hace más de 500 años.

Realizado con técnica de "sanguigna" (sanguina), es decir, con una especie de tiza color sangre que solían utilizar los artistas en el Renacimiento para esbozar o realizar dibujos, el boceto según Di Maria se habría perdido en los últimos siglos, tal como ocurrió con gran parte de los códigos del gran inventor, pintor y científico toscano. Ahora se encuentra bien custodiado en Lecco y para la estudiosa, que esperaba hacer el anuncio en un convenio que debió ser suspendido debido a la pandemia de coronavirus, representa nada menos que el verdadero rostro del Salvator Mundi, el cuadro más caro del mundo, adquirido por 450 millones de dólares en 2017 y atribuido a Leonardo, que desapareció después de su compra.

"No tengo dudas. Por otro lado no soy la única que sostiene que el presunto original vendido en subasta por 450 millones de dólares en realidad no era de Leonardo", dijo Di Maria en una entrevista al diario La Stampa. "El Genio pintaba sus personajes con enorme dinamismo y nunca hubiera podido retratar a alguien de modo tan frontal y falto de movimiento", agregó la experta.

Autora de dos libros sobre La Gioconda, la obra más famosa de Leonardo, Di Maria sostiene que el boceto salido a la luz ahora recuerda mucho el Autorretrato del padre del método de experimentación que se conserva en Turín. "Analizando los detalles, los rasgos son muy similares, especialmente el ojo derecho, los rizos de la barba y la expresión. Además, el trazo de la mano que ha dibujado la obra recuerda en cada cosa los dibujos de Leonardo: es su lenguaje y habla fuerte y claro", aseguró.

Di Maria contó que llegó a este hallazgo después de haber sido contactada al final de una conferencia que dictó tiempo atrás sobre Botticelli por los dueños del dibujo, dos coleccionistas, que le pidieoron que lo analizara. "No tenían la menor idea del tesoro que tenían en sus manos. Cuando vi el boceto perdí el aliento: es una obra de un refinamiento increíble que enseguida me apareció como una revelación. Enseguida entendí que ese dibujo en sanguina era de un artista superior y englobaba la expresión verdadera del dinamismo en estado puro típico de la mano del Genio toscano, que probablemente se había perdido como varias otras de sus obras", indicó.

La noticia del supuesto hallazgo del boceto de Leonardo -que sería el verdadero Salvator Mundi- fue recibida con perplejidad en el mundo del arte italiano. "Primero de todo, nunca escuché hablar de Annalisa Di Maria, aunque de por sí esto no bastaría... Pero conocemos bien el universo paralelo de historias, montajes y fake news que acompañan desde siempre la obra de Leonardo: hay estudios serios, pero también mucha leyenda entremezclada con negocios", comentó, impiadosa, Cecilia Frosinini, historiadora del arte e investigadora del Opificio delle Pietre Dure de Florencia -uno de los máximos centros de restauración del mundo-, que recientemente estuvo entre quienes anunciaron que en verdad Leonardo nunca pintó La Batalla de Anghiari."A nosotros nos arruinó Dan Brown", agregó, sarcástica.

Frosinini destacó que nadie pudo ver este boceto recién salido a la luz, salvo en una pequeña foto. Pero sobre todo consideró que a primera vista le parecía una obra más reciente y "totalmente ajena a la técnica leonardiana". "El trazo gráfico del Genio era muy a menudo más expeditivo, hecho para esbozar las ideas que se aglomeraban en su mente", opinó. "Por otro lado, el hecho de que la técnica sea la sanguina no significa nada", agregó.

Frosinini sí coincidió en que es muy controvertida la atribución a Leonardo del Salvator Mundi comprado por 450 millones de dólares por un príncipe saudita que supuestamente iba a exhibirlo en el Louvre de Abu Dhabi, pero que se ha esfumado. "Hay muchas réplicas de este sujeto que pertenecen a la bottega (taller) de Leonardo -recordó- y, en cualquier caso, después de la bendición obtenida por la National Gallery, todavía hay flor de expertos en el mundo que no jurarian sobre su autenticidad".