Los salarios perdieron con la inflación en 2020 y acumularon tres años de caída real

Esteban Lafuente
·3  min de lectura

Los salarios en 2020 perdieron contra la inflación y completaron el tercer año consecutivo de caída en el poder adquisitivo. Así lo reflejan datos publicados por el Indec, que informó que el índice de salarios promedio aumentó en un 33%, frente a un suba de precios del 36,1% en esos 12 meses.

El desplome del nivel de actividad generado por la pandemia de coronavirus, que profundizó la crisis económica que atraviesa el país desde abril de 2018, afectó el poder de compra de los trabajadores, además de la destrucción de miles de empleos formales e informales. Pese a medidas destinadas a atenuar el impacto de la recesión y controlar los precios, con el congelamiento de tarifas, el transporte, los alquileres o los o planes como Precios Máximos, la recesión golpeó nuevamente al bolsillo de los argentinos.

Los datos del Indec muestran una correlación entre la pandemia, la profundización de la recesión y el impacto en los salarios: si se considera la evolución del poder adquisitivo entre marzo y diciembre, la caída real de los salarios es del 7,4%.

El impacto de la recesión en los salarios, no obstante, excede a la coyuntura de 2020. El informe oficial muestra que a diciembre de 2020, los salarios acumulan 34 meses consecutivos con registros interanuales negativos. Marzo de 2018 fue el último registro con signo positivo.

Y más allá de la caída promedio, el informe oficial muestra que el impacto fue desigual. Los más afectados por la pérdida de poder adquisitivo fueron los trabajadores del sector público. Si bien fueron, paradójicamente, los menos expuestos a la destrucción del empleo y en muchos casos demoraron la vuelta al trabajo presencial, sí tuvieron la menor recomposición de sus salarios. En 12 meses, el incremento promedio estimado por el Indec en este sector fue del 26,8%.

Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en el acto por el primer año de Gobierno; en su discurso, la vicepresidenta pidió que en 2021 los salarios le ganen a la inflación
Fuente: Archivo

En otras palabras, perdieron casi 10 puntos frente a la inflación del año y fueron, en el agregado del año, uno de los puntos donde el sector público decidió no esquivar el ajuste.

Por su parte, los trabajadores del sector privado registrado quedaron alrededor de dos puntos por detrás de la inflación. En promedio, la variación salarial de este sector fue del 34,4% en el año, según el Indec. Así, la suba de los salarios registrados (combina al sector público y al privado) fue del 31,6%.

Los datos de diciembre confirmaron, sin embargo, otra paradoja que mostraban los números del Indec en meses anteriores. Porque si bien el trabajo informal fue el más expuesto a la caída del nivel de actividad, especialmente por la destrucción de empleo en los meses de cuarentena más estricta (cuentapropistas, personal doméstico, vendedores, entre otros), los que mantuvieron su ingreso pudieron, de acuerdo a los datos del ente estadístico oficial, ganarle a la inflación: la variación salarial en este grupo fue del 39%, casi tres puntos por encima del 36,1% que arrojó el IPC.

El golpe en diciembre

Sobre el final de 2020 la inflación se aceleró, con un 4% promedio en el mes y 4,4% en los alimentos, en una dinámica que golpeó a los trabajadores y acentuó la pérdida de poder adquisitivo. Según los datos del Indec, en el último mes del año los salarios subieron un 1,8% promedio en el mes.

En el sector privado registrado, de acuerdo con los datos del organismo, el incremento fue del 1,6%, cifra que se ubica 2,5 puntos porcentuales por detrás de los precios. En tanto, en el sector público el incremento fue superior: 2,4%.

Por último, los trabajadores del sector privado no registrado fueron los más afectados: acumularon en el mes un alza del 1,2%.