Sacerdotes rusos ortodoxos condenan el conflicto de Ucrania con el riesgo de ir a la cárcel

·2  min de lectura

El sacerdote Georgy Edelshtein está abierto a debatir con quienes discrepan de su oposición a la operación militar especial rusa en Ucrania. El sacerdote de barba blanca y sotana negra es de los pocos padres ortodoxos rusos que se han pronunciado contra la operación militar en Ucrania. Desde que inició el conflicto bélico, el patriarca de Moscú Kirill a la cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa con 150 millones de fieles en el mundo, no ha condenado abiertamente la guerra.

"Me gustaría ver a uno o dos de mis adversarios sentados aquí", dice el religioso de 89 años en su sala llena de íconos dorados.

Con voz temblorosa pero sin vacilar, el sacerdote Georgy Edelshtein explica que "temo ser un mal sacerdote. No he estado contra todas las guerras pero siempre he estado en contra de una guerra agresiva de acaparamiento de tierras".

Ucrania "es un estado independiente, que hagan lo que quieran", dijo a la AFP en su casa en la aldea de Novo-Bely Kamen, a orillas del río Volga en la región de Kostromá, a seis horas de Moscú.

Desde que Rusia lanzó su operación en Ucrania el 24 de febrero, solo algunos sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Rusa se han pronunciado abiertamente contra la campaña del Kremlin.

La Iglesia Ortodoxa Rusa está encabezada por el patriarca de Moscú Kirill y tiene unos 150 millones de fieles en todo el mundo.

Por el contrario, Kirill ha dado una serie de sermones belicosos en los que llama a los rusos a "unirse" a las autoridades para ayudar a vencer los "enemigos" de la unidad histórica entre Rusia y Ucrania.

Desde que asumió como jefe de la iglesia en 2009, Kirill ha estrechado la relación con el gobierno del presidente Vladimir Putin, respaldando valores conservadores opuestos a un Occidente impío.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.