Tirotean a sacerdote ortodoxo griego en una iglesia en ciudad francesa de Lyon

Por Sarah White y Catherina Lagrange
·2  min de lectura
Un soldado francés armado habla con el obispo de Arras, Olivier Leborgne, mientras patrulla cerca de la catedral de Arras, Francia.
Un soldado francés armado habla con el obispo de Arras, Olivier Leborgne, mientras patrulla cerca de la catedral de Arras, Francia.

Por Sarah White y Catherina Lagrange

PARÍS, 31 oct (Reuters) - Un sacerdote ortodoxo griego fue tiroteado y resultó herido de gravedad el sábado en una iglesia en la ciudad francesa de Lyon por un agresor que consiguió huir, dijeron una fuente policial y testigos.

No había indicios claros del móvil del ataque horas después de su comisión y los funcionarios no mostraron señales de que estuviera relacionado con el terrorismo. Fuentes policiales y judiciales dijeron que no se contactó a los fiscales antiterroristas.

El religioso recibió dos impactos de bala en torno a las 16.00 hora local (1500 GMT), cuando estaba cerrando su iglesia, y estaba siendo tratado por heridas que amenazaban su vida, indicó la fuente policial.

Testigos dijeron que la iglesia, localizada en el centro de la ciudad, pertenece a la confesión ortodoxa griega. Otra fuente policial afirmó que el sacerdote es de nacionalidad griega y pudo decir a los servicios de emergencia cuando llegaron que no reconoció al agresor.

Un funcionario del gobierno heleno identificó al religioso como Nikolaos Kakavelakis.

Horas después fue arrestado un sospechoso en un local de kebabs en Lyon y quedó bajo custodia de la policía, según la primera fuente policial. No obstante, no hubo confirmación de que se trate del agresor y tampoco había indicaciones de que las fuerzas del orden estén buscando a más personas.

Una fuente de la fiscalía en Lyon dijo que se abrió una investigación por intento de asesinato y las autoridades locales indicaron que el móvil del ataque no está claro aún.

El incidente se produjo dos días después de que un hombre decapitó a una mujer al grito de "Allahu Akbar!" ("Alá es grande) y mató a otras dos personas en una iglesia de Niza.

Hace dos semanas, un profesor fue decapitado en un suburbio de París por un joven de 18 años al parecer molesto porque el docente enseñó una caricatura del profeta Mahoma durante una clase.

Los ministros habían advertido que podría haber más ataques de militantes islamistas. El presidente Emmanuel Macron ha desplegado a miles de soldados para proteger sitios como lugares de oración y colegios.

(Reporte de Catherine Lagrange, Sarah White y Marc Angrand; reporte adicional de Lefteris Papadimas en Atenas; escrito por Christian Lowe; editado en español por Carlos Serrano)