Sacan de tienda a cliente en Alemania por queja de racismo

Associated Press
·2  min de lectura

BERLÍN (AP) — La cadena de supermercados alemana Aldi se ha disculpado después de que expulsaran de la tienda a un cliente de raza negra tras quejarse por un insulto racista de otro cliente.

Prince Ofori, un profesor de danza alemán-ghanés, publicó un video en Instagram en donde se ve a otros clientes y un hombre descrito como el gerente de la tienda sermoneándolo durante el incidente que ocurrió el jueves en una tienda Aldi en la capital de Alemania.

En el video, se ve como un hombre en una chaqueta azul avienta una caja de cartón a Ofori mientras otros clientes le gritan que deje de grabar.

Visiblemente agitado, Ofori explica que se había opuesto a un término racista usado por otro cliente para hacer referencia a malvaviscos cubiertos de chocolate. Los malvaviscos se llaman “besos de chocolate”, pero en el pasado los alemanes los conocían bajo el término racista usado para las personas de raza negra.

“Quiere comprar besos (insulto racista)”, dice Ofori en el video. “Le dije que los (insulto racista) ya no existen. Creen que porque crecieron con (el término) tienen derecho a decir eso”.

Hacia el final del video, el hombre en la chaqueta azul — descrito por Ofori como gerente de la sucursal — y un guardia de seguridad lo sacan a empujones de la tienda. Otro empleado de la tienda intenta intervenir, diciéndole al hombre de la chaqueta azul: “Cálmate, jefe”.

El video termina cuando el hombre en la chaqueta le pregunta a Ofori por qué no puede usar el insulto racista y dice, “No entiendo cuál es el problema”.

En respuesta a la publicación de Ofori en Instagram, Aldi Nord dijo la tarde del viernes que contactó a Ofori para disculparse.

“Pero también caemos en la cuenta que una disculpa por sí sola no basta”, dijo la empresa.

“El incidente en nuestra tienda de Berlín será investigado para poder sacar más aprendizajes de él”, dijo Aldi. “Como primer paso, hemos roto lazos con el empleado en el video debido a su comportamiento inapropiado”.

La compañía dijo que no toleraría el racismo, “ni en nuestras filas ni en nuestra sociedad”.