Lo que hay que saber sobre el proceso de juicio político contra Donald Trump

LA NACION

WASHINGTON.- Los legisladores demócratas, que son mayoría en la Cámara baja norteamerciana, votaron hoy la apertura de un juicio político contra el presidente Donald Trump por el Ucraniagate. Pero es poco probable que sea destituido, ya que el resultado del proceso depende del Senado, dominado por los republicanos. Estas son las claves del proceso contra el mandatario.

El 25 de julio, Trump pidió por teléfono al nuevo presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, que Kiev investigara a Joe Biden, su posible rival demócrata en las presidenciales de 2020, y a su hijo Hunter.Los demócratas abrieron una investigación tras enterarse del contenido de la conversación de Trump y Zelenski gracias a un denunciante anónimo. Sospechan que presionó a Ucrania al condicionar una ayuda militar de 400 millones de dólares al anuncio de esas investigaciones.En octubre y noviembre, el Comité de Investigación de la Cámara de Representantes interrogó a una decena de testigos durante audiencias a puerta cerrada y luego públicas, en tanto la Casa Blanca se negó a colaborar. El embajador de Estados Unidos para la Unión Europea, Gordon Sondland, hizo el testimonio más comprometedor.Los congresistas republicanos apoyan a su líder. Dicen que no hubo ninguna presión ni acuerdo ya que la ayuda militar se dio a Ucrania sin que Kiev anunciara ninguna investigación, y Trump sólo usó sus prerrogativas como presidente para luchar contra la corrupción en Ucrania.El Comité Judicial de la Cámara aprobó el 10 de diciembre dos cargos contra Trump. Según la acusación, Trump cometió "abuso de poder" al pedirle a Zelenski que abriera una investigación sobre Biden. Al hacer eso socavó "la integridad" de los comicios de 2020. También acusaron al presidente de "obstaculizar el buen funcionamiento del Congreso" al impedir que los miembros de su administración testificaran durante la investigación.La Cámara Baja vota hoy sobre esos artículos en sesión plenaria. Los demócratas tienen una amplia mayoría ahí: 233 escaños contra 197. Pero es muy probable que el presidente sea absuelto durante el juicio en el Senado, en enero.En el Senado, donde los republicanos tienen 53 de los 100 escaños, los demócratas deberán convencer a 20 legisladores oficialistas para votar contra Trump. La tarea será casi imposible dada la profunda división entre ambas formaciones.Antes de Donald Trump, otros tres presidentes estadounidenses enfrentaron procedimientos de juicio político. Andrew Johnson y Bill Clinton no fueron cesados por el juicio político, mientras que Richard Nixon renunció en lugar de ser sometido al impeachment.El impulso del presidente demócrata Andrew Johnson para la reconstrucción después de la Guerra Civil estadounidense, incluso mediante la reintegración de los estados del sur a la Unión, lo puso en conflicto con el Congreso. El 24 de febrero de 1868, la Cámara de Representantes votó 11 artículos para el juicio político. Pero después de un juicio de varias semanas, en mayo el Senado quedó a un voto de la mayoría de dos tercios requerida para una condena.Durante la campaña de reelección del presidente republicano Richard Nixon en 1972, la sede demócrata en el edificio Watergate en Washington fue asaltada por intrusos para robar documentos. Los ladrones resultaron atrapados y el escándalo se develó en los famosos informes del The Washington Post. El Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobó tres artículos para el juicio político. Pero antes de que fueran considerados por el pleno de la Cámara, Nixon renunció el 9 de agosto.En 1998, el presidente demócrata Bill Clinton negó bajo juramento una relación sexual con Monica Lewinsky, una exbecaria de la Casa Blanca de casi la mitad de su edad. Al principio, Lewinsky también negó cualquier relación inadecuada, pero luego admitió haber tenido una aventura amorosa, como finalmente lo hizo Clinton. Esto condujo a llamados a juicio político por mentir y tratar de ocultar el asunto. El 19 de diciembre, la Cámara de Representantes votó por la destitución. Sin embargo, en el Senado los 45 senadores demócratas se mantuvieron unidos contra los republicanos y bloquearon la condena.

Agencia AFP