"Queremos saber qué va a pasar con nosotros", dicen migrantes

CIUDAD JUÁREZ, Chih., diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Hacia el poniente de Ciudad Juárez, sobre el río Bravo, justo en la parte trasera de la Preparatoria Altavista, fueron instalados este martes contenedores para proteger la frontera y así continuar frenando el paso de migrantes.

Los contenedores fueron instalados a unos 800 metros de donde inicia el campamento de la Guardia Nacional de Texas, que mantiene blindada desde hace más de una semana la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, constató EL UNIVERSAL en un recorrido. La medida, que ya se ha aplicado en otros estados, como Arizona, se tomó el mismo día en que la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó mantener vigente el Título 42, por el que miles de migrantes son devueltos a México de manera exprés.

Héctor Osman esperaba que el gobierno de Estados Unidos eliminara ayer el Título 42, para así poder cruzar la frontera y solicitar el asilo político. El hombre, originario de Venezuela, ha pasado las últimas semanas viviendo a la intemperie en Ciudad Juárez, a donde llegó en octubre pasado. Volver a su natal Maracaibo, aseguró, no es opción.

Cientos de migrantes, sobre todo de Venezuela, están en una situación similar a la de Osman, esperando el "milagro" de que Estados Unidos pusiera fin a la orden que lanzó el gobierno de Donald Trump en 2020.

"Se suponía que el 27 de diciembre el gobierno de Joe Biden diría si se elimina o no el Título 42. Estamos varados aquí, sólo viendo quiénes pasan y quiénes llegan", lamentaba Osman.

Tanto él como otros venezolanos se declaraban dispuestos a seguir todas las reglas que impusiera el gobierno estadounidense con tal de resolver su situación migratoria y llegar con sus familiares que los esperan desde octubre en diversas partes.

"Sí hay que hacer una fila la hacemos, si tenemos que cruzar por los puentes [internacionales], por el río, por donde sea, pero queremos saber qué va a pasar con nosotros", expresó ayer el grupo de migrantes. Otros, en su desesperación, dijeron que ya que se mantiene el Título 42, buscarían la forma de ingresar a Estados Unidos y entregarse a la Patrulla Fronteriza.

La Guardia Nacional mantiene vigilada la frontera, extendiendo la malla ciclónica instalada sobre el río Bravo, la cual ya abarca más de 2.5 kilómetros de largo.