¿Qué se sabe del secuestro del padre de Luis Díaz, futbolista colombiano, luego de 5 días?

(CNN Español) -- Cerca de 250 policías y militares colombianos, comandados por el director general de la Policía Nacional, buscan por tierra y aire a Luis Manuel Díaz, padre de la estrella del fútbol Luis Díaz, quien fue secuestrado junto a su esposa el sábado en el municipio de Barrancas, departamento de La Guajira, en el norte de Colombia.

La pareja se encontraba en su vehículo en una estación de gasolina ubicada en el barrio Los Olivos, cuando alrededor de las 5:10 p.m. dos hombres que se movilizaban en motos los interceptaron con armas y se subieron a su camioneta para empezar la huida, según las autoridades.

Secuestran a los padres de Luis Díaz, jugador de la Selección de futbol de Colombia

La Policía señaló que comenzó el rastreo para encontrar a los padres del delantero del Liverpool de Inglaterra, luego de que habitantes de Barrancas los alertaran sobre el hallazgo de un vehículo abandonado a las afueras del casco urbano. Las autoridades confirmaron ese mismo día que el Ejército y la Fiscalía rescataron en un operativo a la madre del futbolista, Cilenis Marulanda.

El presidente Gustavo Petro ordenó entonces al director general de la Policía Nacional, William Salamanca, que se trasladara a la región y liderara desde Riohacha, capital del departamento, el operativo de búsqueda, que ya suma cinco días, y que lo ampliaran a las regiones vecinas de Cesar y Magdalena, en un radio aproximado de unos 5 kilómetros.

Por tierra, participan comandos élite de la Dirección Antisecuestros y Extorsión de la Policía de Colombia, comandos jungla y soldados, mientras que por aire cuentan con apoyo de helicópteros y una nave de la Fuerza aeroespacial, informó el subdirector de la Policía, Alfonso Zapata. El funcionario agregó este lunes que se identificaron a algunas personas que pudieron haber participado en el secuestro.

“Ya hay, por lo que sabemos, personas individualizadas que por lo menos pudieron participar en el evento, de manera pasiva inclusive y algunos temas técnicos que se están valorando a nivel de comunicaciones, eso indica que hay un avance”, declaró en rueda de prensa.

Las autoridades colombianas ofrecen una recompensa equivalente a unos US$ 48.400 por información o pistas sobre el paradero del padre del futbolista. Dos perros entrenados para la búsqueda de personas se sumaron el martes al operativo, informó el general Salamanca.

“Son dos caninos con sus guías, Laticha y Tekila, que se suman en esta búsqueda para ampliar las capacidades que ha dispuesto el gobierno nacional con la Policía y con las fuerzas militares para dar con el paradero del papá de Luis Díaz”, informó Salamanca a través de su cuenta en X (antes Twitter). El general confirmó que se dispondrán a esta búsqueda más perros que han participado en otros operativos de rescate de personas, incluso en lugares selváticos.

Hasta el momento no se ha dado a conocer de manera oficial ninguna comunicación de parte de los delincuentes que secuestraron al padre de Díaz. En esa región del norte de Colombia operan células delincuenciales de las disidencias de las FARC, así como de la banda criminal el Clan del Golfo, que en esta zona se autodenominan Autodefensas Gaitanistas de Colombia, además de la guerrilla del ELN.

En el operativo participan también miembros del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General de Colombia.

En la tarde de este martes, la población de Barrancas, un municipio de unos 40.000 habitantes, se volcó a las calles en una concurrida manifestación para exigir la pronta liberación del padre del ídolo del fútbol colombiano.

Marcha por el secuestro del padre de Luis Díaz: "Pedimos que lo liberen" dice su familia

Vestidas de blanco y con carteles con mensajes como “Libérenlo ya” y “No al secuestro”, varias personas salieron a manifestar su apoyo a la familia. La marcha salió del Parque Cementerio y terminó afuera de la casa de la familia Díaz. En simultáneo, en la ciudad de Barranquilla, amigos de la familia realizaron un plantón con igual propósito.