Qué se sabe sobre la "preocupante" (y opaca) oleada de casos covid en China

Pacientes covid en camillas de urgencia del Hospital Universitario de la ciudad de Chongqing, en el sur de China, el 22 de diciembre de 2022.
Pacientes covid en camillas de urgencia del Hospital Universitario de la ciudad de Chongqing, en el sur de China, el 22 de diciembre de 2022.

Pacientes covid en camillas de urgencia del Hospital Universitario de la ciudad de Chongqing, en el sur de China, el 22 de diciembre de 2022.

Como si de una ironía del destino se tratara, el lugar donde en 2019 se originó el SARS-CoV-2 –y que entonces se libró de sus peores consecuencias– ahora vuelve a inquietar por su situación con el covid tres años después, cuando para el resto del mundo ya es casi un virus olvidado, tras muchas muertes pero también tras mucha vacunación. China acapara de nuevo las miradas del mundo por el súbito aumento de casos covid, del que cada vez va sabiéndose más pese a las intenciones del Gobierno. 

Fue el pasado 7 de diciembre cuando el Gobierno chino dio un giro radical a su estricta política de ‘cero covid’ tras las multitudinarias protestas de la población, que salió a las calles cansada de tres años de encierros intermitentes y duras restricciones. China ya era el último país del mundo que pretendía combatir hasta el último caso de coronavirus, con cribados continuos, cuarentenas casi generalizadas y numerosas restricciones a los viajeros. 

Desde aquel día, poco a poco China fue abriéndose al mundo, y mientras la población lo acogía con alegría, los expertos alertaban de que este nuevo aperturismo podría salirle caro al país, en cuanto a vidas humanas y a saturación del sistema sanitario.  

¿2 millones de muertes?

En noviembre, la consultora Airfinity, reconocida por sus estudios sobre el covid, advertía de que si China ponía fin ahora a su estrategia de ‘cero covid’, podrían morir entre 1,3 y 2,1 millones de personas debido, principalmente, a la falta de inmunidad híbrida entre la población (inmunidad natural por infección + inmunidad vacunal), lo cual provocaría una oleada de casos graves que colapsaría el sistema. Según las estimaciones de Airfinity, China podría registrar entre 167 y 279 millones de casos de covid, lo cual daría como resultado hasta 2 millones de muertes.

Si bien el cálculo puede sonar descabellado, una nueva publicación apunta a cifras similares en cuanto a número de contagios. China estima que 250 millones de personas se infectaron de covid en los primeros 20 días de diciembre –titula el Financial Times citando un informe filtrado de las autoridades sanitarias chinas–, lo cual supondría que aproximadamente el 18% de los 1.400 millones de chinos estarían contagiados. Atendiendo a este mismo medio, sólo en un día 37 millones de personas –el 2,6% de la población– se habrían infectado de covid.

La OMS, “muy preocupada”, pide “más información”

Hace ya una semana, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, admitió que la entidad estaba “muy preocupada por la evolución en China, con cada vez más informes sobre casos graves”. “Para hacer una evaluación completa de la situación necesitamos más información sobre esos positivos, las hospitalizaciones y los ingresos en la UCI”, añadió. Cosa que China no se tomó demasiado bien.

A las pocas horas, la Cancillería china respondía que siempre, “desde el comienzo de la pandemia”, el país asiático “ha facilitado información de forma abierta, puntual y transparente” a la OMS.

¿Informa China del covid “de forma abierta y transparente”?

Cada vez más personas piensan que no, y tienen motivos. Las imágenes emitidas por medios internacionales de hospitales y crematorios colapsados en China dan a entender que la situación epidemiológica se ha desbordado en los últimos días.

Sin embargo, las cifras oficiales que aporta el Gobierno de Xi Jinping apuntan en la dirección opuesta. Si el Times hablaba de 250 millones de infecciones en tres semanas, China sólo reconoce para ese mismo período 62.592 casos sintomáticos de covid. 

Lo cierto es que la realización de pruebas PCR ha bajado considerablemente desde la nueva fase post ‘cero covid’, de modo que también ha caído la capacidad de detección. Este martes, además, el Gobierno chino anunciaba que a partir de ahora sólo se informará de las muertes y de los casos graves por covid en el país cada semana o cada mes.

Existen, también, dudas sobre la fiabilidad de las cifras de fallecidos. Desde que comenzó la pandemia, China sólo ha reconocido 5.245 muertes, y menos de una decena desde el último giro a su política

Según expertos citados por medios internacionales como The Guardian, China ha cambiado recientemente sus criterios para considerar una ‘muerte por covid’. Según esta información, ahora sólo las defunciones provocadas por neumonía y fallos respiratorios en pacientes con covid serán consideradas como tal. 

Otras muertes causadas por “enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares o ataques al corazón” en pacientes con covid no serán clasificadas como muertes por coronavirus, lo cual choca con los criterios de la mayoría de países del mundo y de la propia OMS.  

Pacientes con coronavirus, en una sala de estar de un hospital de Chongqing (China), el pasado 23 de diciembre.
Pacientes con coronavirus, en una sala de estar de un hospital de Chongqing (China), el pasado 23 de diciembre.

Pacientes con coronavirus, en una sala de estar de un hospital de Chongqing (China), el pasado 23 de diciembre.

¿Qué puede pasar ahora?

No se sabe, pero se intuye que la situación puede ir a peor con el correr de los días, la gravedad de los casos y la proximidad de las festividades del Año Nuevo lunar, que se celebra del 21 al 27 de enero y moviliza a millones de chinos.

En declaraciones a El País, la doctora Jia, que trabaja en las Urgencias de un hospital de Pekín, reconoce que “la situación actual no invita al optimismo”. “No sé si el pico de decesos lo hemos pasado ya o cuándo lo pasaremos. Lo único que puedo compartir es que la situación es peor de lo que se cree y que mucha gente está muriendo. No diré nada más”, explica.

“La realidad es que para ver a un doctor hay que esperar, como mínimo, cuatro horas en Urgencias, y quizás hasta un día entero para que te puedan rehidratar. Pero, incluso si lo logran, es posible que el paciente no reciba el tratamiento más adecuado para su enfermedad, porque, aunque se lo quieran recetar, no hay medicamentos. Aunque yo quiera hacer un reconocimiento médico exhaustivo y poner un ventilador, no puedo, porque no hay médicos y enfermeros suficientes. Así que, por favor, cuídense”, pedía esta misma doctora en un mensaje que recoge El País.

¿Cómo están reaccionando los países?

Con restricciones para los ciudadanos chinos, justo al revés de lo que pasaba hace apenas unas semanas. Si hace sólo dos días China anunciaba que reabría fronteras y terminaba con la cuarentena para extranjeros a partir del 8 de enero, son ahora los países del entorno los que toman la decisión contraria. Japón, India, Italia y Taiwán han decidido que pedirán una PCR negativa a los viajeros procedentes de China, mientras que otros países aún lo sopesan.

Estados Unidos ha dado ya el paso, y su Gobierno ha anunciado que impondrá pruebas obligatorias de covid a viajeros de China tras la explosión de contagios. La medida entrará en vigor el 5 de enero y afectará a todos los pasajeros de más de dos años.

“Existe una creciente preocupación en la comunidad internacional sobre los aumentos repentinos de covid-19 en China y la falta de datos transparentes”, reconocieron a la cadena ABC News funcionarios estadounidenses que pidieron mantener el anonimato. Les preocupa, sobre todo, que esté surgiendo una nueva variante de coronavirus y el mundo lo desconozca por las reticencias de China a compartir información.  

¿Qué más dice la OMS? (Vacunar, vacunar y vacunar)

Aparte de manifestar su “preocupación”, la OMS instó a China a vacunar de forma exhaustiva a su población, considerando que son las deficientes tasas de vacunación lo que está provocando la “explosión” de casos covid. “Esta explosión comenzó mucho antes de que se relajara esa política [de ‘cero covid’]”, sostuvo el director de Emergencias Sanitarias del organismo, Mike Ryan. El epidemiólogo recomendó encarecidamente a las autoridades chinas  incrementar las tasas de vacunación en el país, “especialmente en grupos vulnerables”. 

Tal y como recoge The Washington Post, sólo el 40% de los chinos mayores de 80 años han recibido la dosis de recuerdo de la vacuna frente al coronavirus, un porcentaje que asciende hasta el 66% en el caso de los mayores de 60.

Related...