‘Nadie sabe qué esperar’; Kenosha se muestra cautelosa ante el juicio por asesinato de Kyle Rittenhouse

·6  min de lectura

Si quieres saber cómo se siente esta ciudad sobre el inminente juicio de Kyle Rittenhouse, una conversación con Scott y Dee Seip es un buen lugar para comenzar.

Una milla al noroeste de su casa está la franja comercial aún vacía que se quemó durante las protestas por el tiroteo de la policía contra Jacob Blake. Una milla al noreste está la calle donde Rittenhouse, un adolescente de Antioquía que dijo que vino a Kenosha para brindar seguridad durante los disturbios, mató a tiros a dos hombres e hirió a un tercero.

Con el juicio por asesinato de Rittenhouse programado para comenzar el 1 de noviembre, el centro de atención internacional promete centrarse una vez más en esta ciudad postindustrial de tamaño mediano a orillas del lago Michigan. Se pudieron escuchar numerosas opiniones y preocupaciones sobre el caso en la ciudad la semana pasada, muchas de las cuales fueron reflejadas por los Seips.

Scott Seip, de 76 años, es demócrata. Cree que Rittenhouse se equivocó y debe rendir cuentas por sus acciones. Su esposa Dee Seip, de 63 años, es republicana. Ella cree que Rittenhouse se estaba defendiendo a sí mismo y a un negocio local y merece ser absuelto.

Pero hay una cosa en la que están de acuerdo: los problemas pueden estallar una vez más después del veredicto.

“Creo que si lo encuentran inocente, vamos a tener otro motín”, dijo Dee Seip.

Esa es una opinión común pero no unánime en la ciudad. Algunos están más preocupados por las posibles amenazas de las milicias autoproclamadas que ven a Rittenhouse como un héroe. Otros confían en que las fuerzas del orden locales, habiendo aprendido de la destrucción de 2020, estarán mejor preparadas para reprimir la violencia esta vez.

“No tengo la sensación de que algo se salga de control”, dijo Donovan Scherer, de 39 años, propietario de la librería Studio Moonfall cerca del centro. “Creo que se acabó la ebullición del momento. La gente está más preocupada por mantenerse a flote”.

Teatro político

Rittenhouse ha optado por un juicio con jurado, y el grupo se extraerá de todo el Condado Kenosha. Aunque la ciudad, que representa más de la mitad de los 170,000 residentes del condado, se inclina hacia los demócratas, el resto del condado es considerablemente más republicano, con Donald Trump ganando numerosas áreas el año pasado por un margen de 2-1.

Pero los líderes del condado de ambos partidos dijeron que a pesar de la política que rodea al juicio a nivel nacional, donde Rittenhouse ha sido presentado alternativamente como un defensor de la Segunda Enmienda o un símbolo del racismo, el caso aún no se ha convertido en un gran problema político a nivel local.

Heather Novotny, de 42 años, quien hizo trabajo voluntario para candidatos demócratas en el Condado Kenosha durante las elecciones del año pasado, dijo que el próximo juicio se siente menos intenso de lo que sería sin una campaña presidencial divisiva que irradia de fondo.

“Tenía la sensación de ser un peón en un juego más importante que alguien más estaba jugando (el año pasado)”, dijo. “Parecía que la situación en Kenosha se estaba utilizando para un teatro político”.

Otros, sin embargo, desconfían de cómo podría desarrollarse el juicio. El trabajador siderúrgico Chris Wade, de 52 años, que estaba montando una elaborada exhibición de Halloween en su patio delantero, dijo que está nervioso después de ver a seis amigos perder sus negocios por un incendio provocado durante los disturbios del año pasado.

“Es una nube negra porque nadie sabe qué esperar”, dijo. “... No estábamos (listos para los disturbios) la última vez. No estaba muy contento con mi alcalde o mi gobernador. La Guardia Nacional debería haber estado aquí el primer día”.

El portavoz de la policía de Kenosha, el sargento Leo Viola, dijo que la policía local está lista para lidiar con “cualquier tipo de contingencia que pueda surgir” durante o después del juicio, y que no hay planes para traer a la guardia.

“Son conscientes de que el juicio se está llevando a cabo y existe la posibilidad de que los llamen, pero no estarán en la ciudad ni se prepararán de ninguna manera para el juicio”, dijo.

Su homólogo del Departamento del Alguacil del Condado Kenosha, el sargento David Wright, dijo que no ha habido señales de que grupos externos planeen causar problemas. Aunque algunos partidarios armados de Rittenhouse se reunieron fuera del juzgado durante las primeras audiencias, dijo, no se les ha visto en los últimos meses.

David Goldenberg, director regional del Medio Oeste de la Liga Anti-Difamación, tampoco ha visto indicios de que los extremistas planeen aparecer. Pero agregó que eso podría cambiar rápidamente.

“Muchos de estos grupos no planifican con mucha anticipación”, dijo.

‘Es muy desmoralizador’

Erica Ness, de Leaders of Kenosha, que organizó manifestaciones contra la violencia policial después del tiroteo de Blake, dijo que las marchas de su grupo y los eventos comunitarios durante el año pasado han sido seguidos por hombres armados que ella tomó por partidarios de Rittenhouse.

El grupo tiene su propia seguridad, dijo, y hasta ahora no se han producido enfrentamientos. Pero dijo que la policía no ha sido de mucha ayuda y le preocupa que si Rittenhouse gana el caso, más forasteros armados se sentirán envalentonados para meterse en los asuntos de Kenosha.

“Es muy desmoralizante y me hace (pensar) que nuestra seguridad no es la prioridad número uno”, dijo. “No sé qué está haciendo nuestro gobierno local para prevenir esta amenaza. Tengo mucho miedo de que no sea (condenado) y la gente piense que está bien entrar en una comunidad y dispararle a la gente si perciben daños a la propiedad”.

Almir Ismani, de 26 años, participó en algunas manifestaciones tras el tiroteo de Blake, pero se quedó en casa la noche que Rittenhouse llegó a la ciudad. Dijo que está claro que el adolescente de Illinois violó la ley y merece la pena máxima.

Si Rittenhouse es absuelto, Ismani anticipa protestas airadas de personas que sienten que el sistema judicial los defraudó nuevamente, seguidas de una respuesta excesivamente agresiva de la policía. Por otra parte, agregó, los problemas también pueden seguir a una condena.

“Creo que es realmente difícil evaluar cuál será la reacción, pero es casi una garantía de que algo sucederá en un extremo o en el otro en función de la fuerza y la pasión que siente la gente”, dijo.

‘Déjenlos hacer su trabajo’

Algunos kenoshanos que hablaron con el Tribune dijeron que no han seguido los giros del caso legal, o como lo expresó un trabajador a domicilio grupal de 36 años llamado Tawana, han optado por “mantenerse al margen”.

Tawana, que prefirió no dar su apellido, es una mujer negra de Chicago que se mudó a Kenosha hace varios años y, a pesar del enfoque en la justicia social luego del tiroteo de Blake y los disturbios posteriores, dijo que ha visto pocos cambios positivos.

“De hecho, estoy pensando en mudarme”, dijo. “Nos estereotipa mucho. Eso no ha mejorado en absoluto”.

Otra que se mudó de Chicago, Janice Mosley, de 35 años, dijo que si bien su familia también ha enfrentado prejuicios contra los negros, todavía ve a Kenosha como un buen lugar para criar a sus dos hijos pequeños. Sentada en un café en la acera al norte del centro de la ciudad, dijo que los disturbios del año pasado “dieron miedo a todos” y expresó su esperanza de que una prueba reflexiva y una secuela tranquila finalmente permitan que el foco de atención disminuya.

“Déjenlos hacer su trabajo y acabemos con esto”, dijo.

jkeilman@chicagotribune

Twitter@JohnKeilman

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.