S&P rebajó la nota crediticia de Perú, pero no significa que es “el peor país para invertir”

El 25 de abril de 2024 la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P) rebajó la nota crediticia de Perú de BBB a BBB-. Desde entonces, publicaciones compartidas más de 1.200 veces en redes sociales aseguran que esa decisión lo convirtió en el “peor país para invertir a nivel mundial”. Si bien la nueva calificación lo coloca en el rango más bajo de la categoría de inversión, ésta no es la peor nota que S&P puede dar. Evaluaciones más bajas se ubican en el nivel siguiente llamado “grado especulativo”, como las que tienen Argentina (CCC) o Bolivia (CCC+).

“Perú es el peor país para invertir a nivel mundial, Boluarte hundió la economía”, se lee en publicaciones compartidas en Facebook (1, 2).

Algunas entradas incluyen un video alojado en YouTube que muestra un fragmento de casi 15 minutos de un programa de la emisora La Decana, de la región de Puno, sur de Perú.

En la secuencia, los conductores consultan con un exparlamentario peruano, Alberto Quintanilla, sobre las implicancias de la nueva calificación dada por S&P Global a Perú. Quintanilla explica que en la escala de calificación de la agencia, AAA es la máxima nota, BBB es una calificación intermedia, mientras que las peores son C y D.

En ningún momento Quintanilla menciona que Perú tiene la peor calificación.


Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 10 de mayo de 2024

El 25 de abril de 2024, S&P Global bajó la calificación crediticia de Perú de BBB a BBB- debido a la incertidumbre política y a la [limitada] capacidad del gobierno para aplicar políticas más oportunas que impulsen la inversión y las expectativas de crecimiento económico”.

Perú enfrenta la peor ola de inestabilidad de su historia moderna, con seis presidentes implicados en casos de corrupción en el último cuarto de siglo. Entre ellos, la actual mandataria Dina Boluarte, quien asumió en diciembre de 2022, y cuya desaprobación alcanza el 88%, según una encuesta de Ipsos publicada el 12 de mayo de 2024.

Escalas de calificación

Las calificaciones crediticias establecen el riesgo crediticio de entidades financieras o países. En estas tipificaciones se evalúa “la capacidad y voluntad de un emisor, que puede ser por ejemplo una empresa, estado o municipio, para cumplir con sus obligaciones financieras”, según la “Guía sobre aspectos fundamentales de las Calificaciones Crediticias” de S&P Global Ratings.

Cada agencia calificadora tiene su propia metodología y escala de calificación sobre el nivel crediticio. Como explica S&P Global, las escalas para comunicar el nivel de riesgo crediticio generalmente empiezan con ‘AAA’, la “calificación más alta”, que da cuenta que el país tiene una “capacidad extremadamente fuerte de cumplir con sus obligaciones financieras”.

En tanto, la calificación más baja es la escala ‘D’, que implica que existe riesgo de “incumplimiento de pago de obligaciones financieras o violación de una promesa imputada” por parte de las entidades evaluadas.

Cambio de calificación

La agencia de análisis de riesgos S&P redujo la calificación sobre la deuda de largo plazo en dólares de Perú a BBB-. Esto quiere decir que las inversiones en el país son de riesgo moderado bajo. Es decir que aunque Perú sigue siendo considerado como apto para invertir, se encuentra en el escalón más bajo de dicha categoría.

Así lo explicó a la AFP  el economista Marcel Ramírez, candidato a PhD de la Universidad de Victoria: “Las inversiones calificadas como BBB-, como el caso peruano, son vistas como de riesgo moderado bajo, pero siguen siendo consideradas como de grado de inversión”, es decir, aptas para invertir.

“Calificar al Perú como de los peores países para invertir no es correcto, pues aún se encuentra en el nivel de grado de inversión. En la escala de la firma (S&P Global), esta calificación se ubica justo por encima de la categoría BB+, la cual ya se considera grado especulativo o bono basura”, añadió sobre la situación peruana

En efecto, según la guía de S&P Global Ratings, las empresas o estados calificados como BBB- o más “son considerados (...) como ‘grado de inversión’, es decir que tienen “niveles relativamente elevados de capacidad de pago y calidad crediticia”.

En contraposición, “los que reciben una calificación inferior a BBB- por lo general se consideran de ‘grado especulativo’”, que hace referencia a las entidades que tienen “capacidad de repagar, pero enfrentan incertidumbres importantes tales como circunstancias financieras o de negocio adversas que podrían afectar su riesgo crediticio”. 

<span>Captura de pantalla de la guía de S&P Global Ratings, realizada el 20 de mayo de 2024</span>
Captura de pantalla de la guía de S&P Global Ratings, realizada el 20 de mayo de 2024

Ramírez añadió que "mantenerse en la calificación de ‘grado de inversión’ le permite a un país acceder a mercados más amplios para financiarse y a menores tasas de interés”. Al contrario, “ubicarse por debajo de esta categoría implica que se reducen las posibilidades de financiarse”. 

Ingresar al grado especulativo, es decir, descender al nivel BB+ implica que “los inversionistas vean al país como un lugar donde pueden sacar ventaja en el corto plazo; los capitales pueden jugar a ganar rentabilidad de corto plazo, pero ya no valdría la pena apostar en el largo plazo por el país a través de invertir adquiriendo deuda peruana”.

De acuerdo a la más reciente actualización del Listado de Calificaciones por Emisor en América Latina de S&P Global Ratings, hasta el 19 de mayo de 2024, algunos de los países que tuvieron calificaciones más bajas que BBB- sobre su endeudamiento en moneda extranjera fueron Argentina (CCC), Bolivia (CCC+), Ecuador (B-) o Nicaragua (B).

Referencias:

  • Comunicado de prensa de S&P Global sobre nueva calificación crediticia de Perú

  • Definiciones de Calificaciones de S&P Global Ratings:

  • Guía sobre aspectos fundamentales de las Calificaciones Crediticias de S&P Global

  • Listado de calificaciones por emisor en América Latina de S&P Global Ratings