Síntomas, prevención y consejos de los pediatras sobre la hepatitis infantil aguda de origen desconocido

·4  min de lectura
La mayoría de las hepatitis virales se pueden prevenir con vacunas, incluyendo la E
Istock

“Cada tanto tenemos casos de hepatitis con causas desconocidas, pero lo llamativo de la situación actual es que son muchos casos en poco tiempo y en una misma referencia geográfica”, dijo el pediatra y expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) Omar Tabacco, sobre el aumento en el mundo de un tipo de hepatitis aguda de origen desconocido de la que ayer se detectó el primer caso en el país.

Según explicó el especialista, la hepatitis es una inflamación aguda del hígado que se puede dar por tres motivos: causas infecciosas, fundamentalmente por virus, causas tóxicas o metabólicas. En la infancia, la hepatitis más habitual es infecciosa y sus síntomas son principalmente gastrointestinales.

Al principio puede haber dolor abdominal, un poco de temperatura, deposiciones flojas y, en general, a las 48 horas el paciente desarrolla lo que se llama ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel y mucosas. Esto sucede por el depósito de una sustancia llamada bilirrubina que el hígado, al estar inflamado, no puede volcar al intestino. La ictericia es el rasgo clínico más definido de que hay una hepatitis”, dijo Tabacco.

En la misma línea, el pediatra y gastroenterólogo Daniel D’Agostino dijo: “La característica del adenovirus es que tiene una presentación de un virus bien gastrointestinal. Los pacientes empiezan con dolor abdominal, vómitos, náuseas, diarrea y/o fiebre, pero de forma muy inespecífica. Hasta ahí puede ser cualquier virus, pero al segundo o tercer día empieza la ictericia. Cuando el chico se pone cada vez más amarillo y aumenta la inflamación hay que consultar con un hepatólogo”, sostuvo.

Nueva etapa de la pandemia. ¿Me corresponde un refuerzo de la vacuna? ¿Cuántas dosis me exigen para viajar?

Ayer el Ministerio de Salud de la Nación confirmó que un chico rosarino de ocho años es el primer caso argentino de este tipo de hepatitis, que tiene su brote principal en Gran Bretaña.

“Estos casos, por los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un alerta el 15 de abril, están ocurriendo fundamentalmente en Gran Bretaña. Para ese momento habían detectado 172 casos con una evolución muy agresiva del virus para con el hígado, de modo tal que el 10% requirieron trasplantes sin detectarse ninguno de los virus habituales en la generación de hepatitis ni causas tóxicas ni metabólicas. En algunos de esos pacientes se detectó adenovirus, tipificado como F41, y es llamativo porque habitualmente es un virus que produce cuadros respiratorios o digestivos más leves y no tiene predilección por el hígado”, sostuvo Tabacco.

Ángela Gentile, jefa de epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, también señaló que el adenovirus 41 se ha visto involucrado en alguno de los casos de hepatitis aguda de origen desconocido, pero no en todos. Por eso, dijo, todavía no podemos suponer que todos los cuadros de hepatitis de etimología desconocida sean adenovirus. “En la Argentina todas las muestras enviadas al Instituto Malbrán hasta el momento fueron negativas para adenovirus, citomegalovirus y hepatitis A, B, C, D y E, que son los virus conocidos”, explicó.

Prevención

Tabacco explicó que la prevención para la comunidad se centra en la higiene digestiva, la higiene respiratoria y contar con esquemas de vacunación completos: “Los virus que pueden inflamar el hígado entran por vía respiratoria o digestiva, por lo que hoy por hoy la prevención es, por el lado digestivo, el lavado frecuente de manos, la manipulación adecuada de los alimentos y mantener la cadena de frío de los alimentos. Y por el lado respiratorio, los mismos cuidados que estamos teniendo para el Covid: ventilación y uso de barbijo. Y por supuesto tener completo el calendario de vacunación”.

Tenemos que hacer del lavado de manos una rutina muy clara. Hay que lavarlas por lo menos cada dos horas. Y el barbijo vuelve a ser un elemento muy importante cuando hay síntomas respiratorios. Lavar bien los baños y los utensilios de cocina y usar agua hervida también son precauciones fundamentales”, mencionó D’Agostino, que es miembro de la SAP.

“Es muy importante que los padres tengan claro que los chicos deben tener el calendario completo de vacunación contra hepatitis, tanto A como B”, sintetizó Gentile.

Fenómeno mundial

Tarik Jasarevic, vocero de la OMS, dijo que al 1° de mayo se registraron 228 casos en 209 países y que, a la vez, “otros 50 están investigándose”. A estos casos se suma ahora el de la Argentina.

En el país, los virus de la hepatitis A y B son los que se pueden prevenir con vacunas. La vacuna contra el virus B se coloca ya en la sala de parto en el momento de nacer y se completa el esquema al año. Para el virus A la vacuna se coloca al año de vida. “Con esto afortunadamente ha disminuido notablemente la incidencia de hepatitis en la infancia. Antes veíamos en la guardia muchas consultas por diagnósticos de hepatitis, pero hoy es una rareza gracias a las vacunas”, señaló Tabacco.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.