Sídney vuelve a imponer la mascarilla para contener la variante Delta de COVID-19

·1  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores médicos administran pruebas en el centro de pruebas de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) de Bondi Beach a raíz de nuevos casos positivos en Sídney

SÍDNEY, 18 jun (Reuters) - La región australiana de Nueva Gales del Sur (NSW) volvió el viernes a hacer obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público de Sídney, al ampliarse a una cuarta persona un brote de la variante Delta del coronavirus, una cepa especialmente infecciosa.

Las autoridades dijeron que todos los eventos al aire libre planificados con buenos planes de seguridad contra el COVID-19 pueden seguir adelante en la mayor ciudad del país.

El último brote, el primero en el estado en más de un mes, se rastreó hasta un conductor que ocasionalmente solía transportar a la tripulación de una aerolínea en el extranjero.

Las autoridades sanitarias dijeron que el último caso probablemente contrajo el virus a través de un contacto mínimo con una persona infectada en un centro comercial de Sídney.

"No queremos que cunda el pánico entre la gente, pero al mismo tiempo queremos que todo el mundo esté en alerta máxima", dijo la primera ministra del estado de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, a los periodistas en Sídney.

Australia ha contenido con éxito todos los brotes anteriores mediante duras normas de distanciamiento social, confinamientos repentinos y controles fronterizos internos que han ayudado a mantener sus cifras de COVID-19 relativamente bajas, con algo más de 30.300 casos y 910 muertes.

(Reporte de Renju Jose; edición de Simon Cameron-Moore, traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.