Sánchez lleva a Cataluña una agenda de diálogo con el independentismo

Agencia EFE

Barcelona (España), 6 feb (EFE).- El jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez, entregó este jueves en Barcelona al presidente del Gobierno regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, una "agenda para el reencuentro", en la que basar el diálogo entre ambas administraciones tras meses de desencuentros y acusaciones cruzadas.

Es la primera vez que ambos políticos se reunían desde diciembre de 2018, tiempo durante el cual se ha constituido un Gobierno de coalición de izquierda en España que ha sido respaldado, con condiciones, por una parte del soberanismo catalán.

El camino hasta hoy estuvo marcado además por la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a penas de entre nueve a 13 años de cárcel a nueve líderes catalanes por el proceso secesionista ilegal de 2017.

La reunión, de hora y media, sirvió para establecer el inicio de una mesa de diálogo entre ambas administraciones, condición indispensable del independentismo catalán para ofrecer su apoyo a Sánchez, pero que no tendrá mediador, como habían exigido.

De autodeterminación y presos políticos quiere hablar Torra en esa mesa, mientras Sánchez apuesta por mejorar el autogobierno. Una muestra, señaló el presidente del Gobierno español en rueda de prensa, de lo dispares que son las posiciones de ambos con respecto a Cataluña.

Sánchez, además, llevó a la reunión un documento de 44 puntos, una "agenda para el reencuentro" con el que el Gobierno español trata de dar respuesta a las demandas del independentismo en los últimos años.

COMPROMISO CON EL DIÁLOGO

En la rueda de prensa al término del encuentro, Sánchez dijo haber encontrado en Torra el "tono y la predisposición" para abrir un diálogo "honesto, abierto y respetuoso".

Unas declaraciones que contrastan con las tiranteces existentes hasta ahora entre ambos políticos, cuya relación se había ido deteriorando con el paso del tiempo y que alcanzó su punto culminante el otoño pasado con la sentencia del Supremo a los líderes independentistas.

En esos días, y en medio de las manifestaciones de protesta en Cataluña por la sentencia contra los independentistas - algunas de ellas violentas-, Torra se quejaba de que el presidente del Gobierno español no respondía a sus llamadas.

Su última reunión había sido el 20 de diciembre de 2018 y poco después los independentistas catalanes impidieron la aprobación en el Congreso español de los Presupuestos, lo que provocó la convocatoria de elecciones generales.

Sánchez pidió hoy "paciencia, determinación y generosidad", algo necesario, dijo tras una década presidida por el desencuentro y el conflicto, con un "balance lamentable" en el que "nadie ha ganado y todos hemos perdido".

Sin embargo Torra le instó también a "reconocer" a los líderes independentistas "presos y exiliados", en alusión a los condenados a prisión por el proceso independentista ilegal de 2017 y los huidos de la Justicia española.

Pidió además evitar generar "falsas expectativas" con la mesa de diálogo, mientras que Sánchez insistió en que el diálogo que ahora se inicia va a ser "largo" y no será fácil, sino "complejo", pero hay que hacer este recorrido "paso a paso".

LA OPOSICIÓN AMENAZA CON MEDIDAS JUDICIALES

Desde el principal partido de la oposición, el conservador Partido Popular, su líder, Pablo Casado, amenazó hoy con actuar judicialmente contra Sánchez si "cede" ante los independentistas catalanes para negociar "al margen de la Constitución" en la mesa de diálogo acordada con Torra.

En una intervención en el Congreso, Casado criticó que Sánchez haya ido a Barcelona a "rendir pleitesía" al presidente regional catalán, una persona que está "inhabilitada" por la Justicia para seguir ejerciendo este cargo.

"Este Gobierno ya no engaña a nadie y funciona con la respiración asistida de una bomba de oxígeno que es separatista", dijo el presidente del PP, quien aseguró que su partido utilizará todos los mecanismos legales para impedir una cesión a los independentistas catalanes.

(c) Agencia EFE