Sánchez se ofrece a Guterres para lograr acuerdos ante las crisis globales

·4  min de lectura

Naciones Unidas, 19 sep (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se ofreció este lunes al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para colaborar en todo lo que sea posible en el objetivo de conseguir acuerdos multilaterales frente a crisis como la alimentaria o energética provocadas por Rusia.

Sánchez inició con Guterres su agenda en Nueva York, donde permanecerá hasta el próximo jueves para intervenir en la apertura del 77 periodo de sesiones de la Asamblea de Naciones Unidas y en otra serie de actos organizados en los márgenes de esa cita.

El jefe del Ejecutivo español y el secretario general de la ONU ya han mantenido varios encuentros en los últimos años para analizar la situación de esta organización y su actuación ante problemas como el cambio climático, la pandemia de coronavirus o, más recientemente, las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Para Sánchez, las acciones de Rusia suponen una amenaza no sólo para Europa, sino para el mundo en su conjunto como cree que se evidencia con la crisis alimentaria o los riesgos de una nueva catástrofe nuclear en la central ucraniana de Zaporiya.

Así se lo trasladó a Guterres, según fuentes españolas que recalcan que Sánchez insistió por todo ello en su apuesta por el multilateralismo como única vía para afrontar los desafíos globales del siglo XXI.

La crisis alimentaria fue uno de los asuntos en los que incidió especialmente el presidente del Gobierno, que en el marco de la apertura del nuevo periodo de sesiones de la Asamblea de la ONU copresidirá este martes una cumbre para intentar aunar esfuerzos para hacer frente a este problema.

Junto a Sánchez encabezarán esa cumbre (organizada a instancias de España) el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; y el presidente de la Unión Africana y de Senegal, Macky Sall.

El objetivo de España es dejar patente la necesidad de sumar fuerzas y evidenciar que no es cierto el argumento de Rusia de que la crisis de seguridad alimentaria está provocada por las sanciones que le ha impuesto la Unión Europea.

Tras su encuentro con Guterres, Sanchez agradeció públicamente en las redes sociales al secretario general de Naciones Unidas el papel de esta organización en la lucha contra la crisis alimentaria.

Una crisis que afirmó que está provocada "por la agresión rusa" y ante la que garantizó que España seguirá respaldando la labor de la ONU.

Ambos interlocutores comentaron que las consecuencias de la guerra en Ucrania está provocando una brecha entre los países occidentales y los que se vienen denominado del sur global, ya que éstos han atravesado una etapa muy difícil a causa de la pandemia y no han tenido los mismos medios sanitarios ni la misma capacidad financiera para afrontarlas.

El alza de los precios derivado de la guerra en Ucrania conlleva en todos ellos un malestar evidente.

Sánchez reconoció el liderazgo de Guterres y aplaudió sus iniciativas para lograr un acuerdo sobre la exportación del grano ucraniano y la creación de un grupo de respuesta a la crisis global de alimentos, energía y finanzas.

Fue en ese contexto en el que se puso a disposición del secretario general de la ONU para colaborar en todo lo posible para impulsar acuerdos multilaterales relacionados con esas crisis.

El acceso de América Latina a la financiación internacional y el apoyo a los países más vulnerables fue otro de los asuntos tratados en la reunión entre Sánchez y Guterres, en la que ambos conversaron igualmente sobre la contribución de España a la ONU.

Al respecto, España aumentará su protagonismo en Naciones Unidas con la próxima apertura en Barcelona del centro tecnológico de GIGA, la iniciativa de UNICEF y la Unión Internacional de las Telecomunicaciones para la digitalización de las escuelas.

Tras su encuentro con Guterres, Sánchez mantuvo otra reunión con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

Sánchez le trasladó el compromiso de España con el pueblo palestino y le garantizó que durante la presidencia española de la Unión Europea en el segundo semestre de 2023, su Gobierno trabajará para impulsar la paz.

También para avanzar en el objetivo de recuperar la perspectiva política de aplicar la solución de dos estados en el conflicto palestino-israelí.

A estas bilaterales seguirán en los próximos días otras con más jefes de Estado y de Gobierno, entre ellas con los de Costa Rica, Chile, Bolivia, Níger, Pakistán, Irak o el Reino Unido.

Será la primera vez que se vea con la nueva primera ministra británica, Liz Truss, después de sustituir a Boris Johnson.

(c) Agencia EFE