España defiende los derechos LGTBI como una fortaleza de la sociedad europea

·4  min de lectura

Bruselas, 24 jun (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, defendió este jueves en Bruselas los derechos del colectivo LGTBI ante posiciones homófobas como las del Ejecutivo húngaro, y consideró la diversidad como una fortaleza de la sociedad europea.

Sánchez participa en la reunión del Consejo Europeo que se celebra en medio de la polémica por la ley de Hungría que prohíbe hablar de homosexualidad en los colegios y en los medios de comunicación y a cuatro jornadas de celebrar el día del orgullo LGTBI.

A su llegada a la cumbre, destacó la importancia de la misma por los asuntos que se abordan en ella, como la evolución del proceso de vacunación o la recuperación económica, pero quiso ratificar el compromiso de España contra la homofobia.

Un compromiso con la diversidad que subrayó que debe entenderse como "una fortaleza de una sociedad democrática, libre y en plenitud de derechos como es la europea".

Por ello, aseguró que seguirá "a la vanguardia" en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI y los apoyará en todas las instituciones, como el Consejo Europeo.

Coincidiendo con la cumbre de la UE, España y Luxemburgo promovieron una carta sobre este asunto firmada por un total de diecisiete líderes y dirigida a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen; al del Parlamento Europeo, David Sassoli; y al primer ministro portugués, Antònio Costa, cuyo país tiene la presidencia rotativa de turno del Consejo.

Los firmantes de la carta prometen seguir luchando contra la discriminación hacia la comunidad LGTBI y reafirman la defensa de los derechos fundamentales de este colectivo.

CONCORDIA PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA

En sus declaraciones, Sánchez destacó que el avance de la vacunación permite seguir aumentando las expectativas de la recuperación económica, y ante ello hizo una llamada en clave especialmente española.

Para él, esa recuperación tiene mucho que ver con la "concordia" entre los diversos partidos políticos y los territorios.

"Lo más importante es pedir a todas las fuerzas políticas y también a los territorios, concordia, porque la concordia política y territorial va a hacer que la economía española se relance con mucha más fuerza en los próximos meses y años", recalcó.

Unas palabras en alusión a la nueva etapa que el Gobierno considera que se ha abierto para superar el conflicto con Cataluña tras la aprobación de los indultos a nueve dirigentes independentistas.

Sánchez obvió este asunto en las sesiones del Consejo Europeo ya que no es una cuestión que considere que deba ser tratada en este foro.

Cuestión distinta es que en los márgenes de la reunión algún líder europeo pueda interesarse y preguntarle por la situación generada por los indultos.

El presidente del Gobierno sí resaltó la importancia de los fondos europeos para la recuperación y la necesidad de seguir avanzando en medidas que faciliten la movilidad de los ciudadanos europeos tras la pandemia.

AVANZAR EN EL PACTO MIGRATORIO

La migración fue otro de los asuntos abordados en la primera jornada de la cumbre.

España defiende que se pueda ir avanzando ya en las negociaciones del pacto europeo sobre migración y asilo pese a reconocer las dificultades que puede haber en el camino y garantiza que mantendrá una posición constructiva para lograr el acuerdo.

Sánchez participó junto al resto de líderes de la UE en una reunión con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, e hizo una defensa del multilateralismo, según fuentes españolas.

De forma previa asistió a un acto organizado por el vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic sobre las prospectivas de España para 2050.

Sefcovic asistió junto a Sánchez en Madrid el pasado 20 de mayo a la presentación del informe "España 2050", realizado por un centenar de expertos y que fija objetivos y prioridades para ese horizonte temporal.

En el acto de Bruselas, el presidente del Gobierno advirtió de que la falta de fe en el futuro es una "bomba de relojería" en el proyecto común que representa la Unión Europea.

Cree que esa situación está debilitando la cohesión social, perjudicando el crecimiento económico y alimentando la pérdida de confianza en las instituciones.

"Tenemos que luchar contra esto no sólo porque es nuestro deber como funcionarios públicos, como políticos, sino porque es un hecho incorrecto", recalcó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.